ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Seguro (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Seguro (wikinfo) 


Para otros usos de este término, véase Seguro (desambiguación).

Un seguro es un contrato, llamado póliza de seguro, por el que una Compañía de Seguros (el asegurador) se fuerza, a través de el cobro de una prima y para el en el caso de que se genere el acontecimiento cuyo peligro es objeto de cobertura a indemnizar, en los límites pactados, el daño producido al asegurado; bien mediante un capital, una renta, o bien por medio de la prestación de un servicio. En este contrato intervienen: El asegurador, que siempre y en toda circunstancia debe ser una compañía aseguradora, que es la entidad responsable de la cobertura en el caso de siniestro, El tomador, que es el dueño de la póliza de seguro y responsable del pago de la prima pertinente, el asegurado que es la persona a la que se asegura (bien a ella o bien a sus propiedades o bien intereses, y el adjudicatario que es quien va a cobrar la indemnización pertinente en el caso de siniestro. No siempre y en todo momento estas 3 figuras deben ser exactamente la misma persona pudiendo ser todos diferentes. Como ejemplo: Una compañía (tomador) que paga un seguro de vida su empleado (asegurado) a fin de que cobren sus hijos (adjudicatarios) en el caso de fallecimiento de este.


También puede existir una figura más, el intermediario, que es quien media entre el Tomador y la empresa aseguradora ya antes de la adquisición de la póliza de seguro, en el instante de la formalización (adquiere) y tras la adquisición (modificaciones que sean precisas, tramitación de siniestros, etcétera.


La cantidad de dinero que se cobra por el seguro lleva por nombre prima. La prima garantiza que el asegurador esté obligado a cumplir con las posibilidades que le ha prometido al Tomador.


La administración del peligro, que es la práctica de la evaluación y control del mismo, se ha desarrollado como un campo reservado de estudio y práctica.


La transacción implica que el asegurado supone una pérdida parcialmente pequeña y famosa en la manera de pago de una prima a la compañía de seguros a cambio de la garantía de la empresa aseguradora para compensar (indemnizar) al asegurado en el caso de una pérdida financiera o bien comercial.


El asegurado recibe un contrato, llamado la póliza de seguro, que especifica las condiciones y circunstancias en las que el asegurado va a ser compensado.


Desde un punto de vista matemático, el seguro convierte los peligros a los que están sometidos las personas en probabilidades soportables por medio de una organización. El seguro se configura como una pieza básica de la presente estructura social.


Desde un punto de vista matemático, el seguro convierte los peligros a los que están sometidos las personas en probabilidades soportables por medio de una organización. El seguro se configura como una pieza básica de la presente estructura social. La corporación del seguro tiene 2 grandes manifestaciones en la sociedad:



  • Seguridad social, que es un sistema obligatorio de cobertura, administrado por el Estado, dirigido a suministrar protección y bienestar a los ciudadanos, que acostumbra a asegurar una prestación económica en el caso de jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento, desempleo etc.
  • Seguros privados, que cubren y resguardan a las personas o bien entidades que contrata, pudiendo ser de subscripción obligatoria o bien voluntaria. Ejemplos de seguros privados son los seguros de hurto o bien incendio de un inmueble o bien los seguros de vehículos o bien de accidentes de personas.

Tipos de seguros privados.

wikiUn vehículo destrozado en Copenhagen

La seguros privados pueden estar clasificados como seguros personales, seguros patrimoniales o bien de daños y de servicios, si bien asimismo son distinguidos como seguros de daños a personas y seguros contra daños materiales.


En los seguros que cubren daños a personas, si nos referimos a los personales, la persona queda cubierta ante cualquier situación o bien imprevisible que le afecte. Estos engloban los seguros de vida, los seguros médicos privados y casuales, los que cubren al asegurado en el caso de enfermedad y la integridad de la persona frente a un accidente. Los seguros contra daños materiales cubren de forma parcial o bien total la pérdida patrimonial a raíz de un siniestro o bien catástrofe, pudiendo ser seguros para el hogar, seguros contra hurto, seguros para vehículos, seguros contra incendios y asimismo de responsabilidad civil.

Sala de subscripciones de Lloyds en la ciudad de Londres, mil ochocientos nueve.

La aparición y desarrollo del seguro va aparejado con la evolución de las diferentes formas de organización social. En sus principios existía unas formas de seguro no monetarias sin bases técnicas ni jurídicas sino más bien como un sentimiento de solidaridad frente al siniestro y como mecanismo de distribución de peligros. Formas muy primitivas de seguro contra las malas cosechas, en la Antigüedad y la Edad Media, se daban a través de el almacenaje de cereales en graneros de templos o bien de señores, puesto que uno de las funciones sociales que cumplían estos excedentes era su distribución o bien venta en tiempos de malas cosechas o bien dificultad. De igual manera los miembros de los gremios medievales que funcionaban a la forma de las Fraternidades, tenían entre sus misiones el prestarse auxilio mutuo en el caso de enfermedad, incapacidad o bien muerte de ellos.


El primer sistema de aseguramiento propiamente dicho, conocido documentalmente, es el seguro marítimo que aparece en el Mediterráneo a lo largo de la Edad Media a consecuencia del desarrollo del comercio marítimo. Se trataba de una manifestación de seguro privado, con un anhelo de lucro de los aseguradores.


Un impulso esencial al seguro aparece con el comercio de Indias tras el descubrimiento de América. La Casa de Contratación de Sevilla, creada en mil quinientos tres, se ocupaba de todo lo relacionado con el comercio y la navegación con el Nuevo Planeta, regulando todos y cada uno de los aspectos relacionados, asimismo el de los seguros y peligros asumidos por las embarcaciones.
A través de las Ordenanzas expedidas en Monzón en mil quinientos diez, se alteró su reglamento, con distintas medidas para eludir el fraude en los seguros y a fin de que estos fuesen verdaderamente efectivos.Por este motivo, se prohibieron los contratos verbales y asimismo se prohibió que tanto la carga como los navíos se aseguraran durante más de 2 tercios de su valor. De este modo se logró que tanto el armador como el capitán tuvieran interés por venir a buen puerto.


En mil quinientos cuarenta y tres se creó el Consulado de Sevilla al que se traspasaría la competencia exclusiva sobre seguros. Es en esta temporada cuando se fija el seguro, no solo como una garantía que acredita cualquier peligro, sino más bien asimismo como una forma de financiación o bien impuesto que dejaba marchar a las Instituciones y sus primordiales cometidos. De esta forma, en el Consulado de Sevilla, asimismo llamado Consulado de Mercaderes, Casa Lonja o bien la Bolsa, estaban representados todos y cada uno de los tratantes con Indias, excluyendo a los extranjeros. Los ingresos del Consulado procedían de la avería o bien seguro marítimo, obligatorio para todo aquel que llevara más de un año mercadeando con las Indias o bien que hubiera cargado mercaderías durante más de mil ducados; lo que dejaba costear la organización de una Armada para la defensa de los navíos en frente de los ataques de piratas y corsarios.



En los siglos XVII y XVIII brotan las primeras aseguradoras en Inglaterra. La moderna sociedad industrial, basada en el individualismo y la reducción del ambiente familiar, fuerza a busca la protección a través de fórmulas legales contra los peligros personales y patrimoniales derivados del progreso tecnológico.

Contrato de seguro

El contrato de seguro es aquel por el que el asegurador se fuerza, a través de el cobro de una prima y para el en caso de que se genere el acontecimiento cuyo peligro es objeto de cobertura a indemnizar, en los límites pactados, el daño producido al asegurado o bien a satisfacer un capital, una renta o bien otras posibilidades convenidas.


El contratante o bien tomador del seguro, que puede coincidir o bien no con el asegurado, por su lado, se fuerza a realizar el pago de esa prima, a cambio de la cobertura concedida por el asegurador, la que le evita encarar un perjuicio económico mayor, caso de que el siniestro se genere.

Compañía de seguros

Las aseguradoras son mediadores financieros desde el punto de vista económico y financiero. Este campo se distingue de otros campos económicos en que, para comenzar su actividad, precisa un capital fijo parcialmente pequeño, pues no precisa efectuar grandes inversiones en activos para ejercer su actividad y su capital circulante se lo adelantan sus clientes del servicio a cargo del producto que debe comenzar a fabricar en ese instante (la seguridad). De ahí que, en teoría, sus necesidades técnicas de financiación son pequeñísimas. Por otro lado, el producto que comercializan, la seguridad, se garantiza a todos y cada uno de los clientes del servicio, si bien la entrega solo se realiza a parte de la clientela. El tiempo juega además de esto en favor del asegurador, puesto que el costo pertinente (la siniestralidad) se reparte postergándose y dando sitio, mientras, a un cúmulo de ahorro que forman las llamadas provisiones técnicas; de ahí que, desde cierto punto de vista financiero, el tomador de una póliza es un prestamista que da un crédito al asegurador a fin de que fabrique el producto (la seguridad), transformándose de esta manera el asegurador en un mero inversor de los fondos no consumidos.


La actividad empresa aseguradora, por su naturaleza, transforma en inversión en un largo plazo lo que, normalmente, el contratante del seguro ni tan siquiera consideró ahorro. No obstante, se trata de un ahorro que desde el punto de vista financiero es muy estable y en un largo plazo.


En la UE, como en la mayor parte de los países del planeta, las compañías de seguros privadas están sometidas a un control y supervisión por la parte de las autoridades administrativas, y para poder operar precisan conseguir una autorización singular, pues el seguro es un contrato en el que el asegurado paga la prima de antemano, en la medida en que la empresa aseguradora le indemnizará a posteriori cuando ocurra el siniestro y por este motivo es de interés público que para entonces la compañía de seguros tenga capacidad financiera para hacerlo. Todo esto se hace bajo disposiciones de Derecho Administrativo que dictan las autoridades. En España este control de las compañías de seguros privadas lo lleva el Ministerio de Hacienda y Competitividad mediante la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), en la medida en que en la UE la supervisión la lleva la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación -EIOPA- (European Insurance and Occupational Pensions Authority), con sede en Frankfurt (Alemania).


El art. catorce mil novecientos once de la Constitución De España da la competencia en la legislación básica de los seguros al Estado


En España, hasta el treinta y uno de diciembre de dos mil quince el seguro se regía por el R. D. Legislativo 6/2004, de veintinueve de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de ordenación y supervisión de los seguros privados, siendo la Ley aplicable desde el 1 de enero de dos mil dieciseis la nueva Ley 20/2015 ya antes citada y por el Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, aprobado por el R. D. 2486/1998, de veinte de noviembre, el que habría de ser derogado y reemplazado por uno nuevo, en tanto que este fue decretado no para la Ley de dos mil cuatro, sino más bien para la ley precedente, la Ley 30/1995, del ocho de noviembre (BOE núm. doscientos sesenta y ocho, de nueve.11.1995), esto es, posiblemente, si no se decreta uno nuevo ya antes del 1 de enero de dos mil dieciseis, la Ley en vigor en ese instante llegue a tener un Reglamento decretado no para la ley precedente, que sería grave, sino más bien para la precedente de la precedente. Los aspectos mercantiles del contrato de seguro se rigen por la Ley 50/1980, de ocho de octubre, de Contrato de Seguro, aunque hay que resaltar que los preceptos de esta Ley, si bien tienen carácter imperativo, no predominan sobre lo que las partes hayan preparado en la póliza, en tanto que siempre y en toda circunstancia son válidas las cláusulas establecidos que sean más ventajosas para el asegurado.


Entidades aseguradorasEditar


La Ley 20/2015, de catorce de julio, de ordenación, supervisión y solvencia de las entidades empresas aseguradoras y reaseguradoras (BOE núm. ciento sesenta y ocho, de quince de julio de dos mil quince) es la predisposición que regula la manera en que debe hacerse desde el 1 de enero de dos mil dieciseis el control de las compañías de seguros privadas por la Administración. A nivel de la UE esa supervisión viene regulada por la Directiva 2009/138/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de veinticinco de noviembre de dos mil nueve, sobre el acceso a la actividad de seguro y de reaseguro y su ejercicio (Solvencia II) (DOUE núm. L335, de diecisiete de diciembre de dos mil nueve).


En relación con las entidades compañías aseguradoras, la ley señala que la actividad compañía de seguros solamente va a poder ser efectuada por entidades privadas que adopten la manera de sociedad anónima, mutua, cooperativa (cooperativa de seguros) y mutualidad de previsión social. Asimismo van a poder efectuar la actividad compañía de seguros las entidades que adopten cualquier forma de Derecho público, siempre y cuando tengan por objeto la realización de operaciones de seguro en condiciones equivalentes a las de las entidades compañías de seguros privadas.


De pacto con el artículo ciento uno de la Ley 27/1999, de dieciseis de julio, de Cooperativas, son cooperativas de seguros las que ejerciten la actividad compañía de seguros, en los ramos y con los requisitos establecidos en la legislación del seguro y, con carácter auxiliar, por la Ley de Cooperativas. En el momento de ver la legislación de cooperativas, es conveniente además de esto mirar las disposiciones de las Comunidades Autónomas sobre la materia, puesto que se trata de una competencia transferida a ellas y la mayor parte tiene decretada su ley autonómica de cooperativas, como por servirnos de un ejemplo la decretada por la Comunidad Autónoma de Cataluña, la Ley 12/2015, de nueve de julio, de cooperativas (BOE núm. ciento noventa y cuatro, de catorce de agosto de dos mil quince y DOGC núm. seis mil novecientos catorce, de dieciseis de julio de dos mil quince y corrección de fallos DOGC núm. seis mil novecientos diecisiete, de veintiuno de julio de dos mil quince). Nuestras autoridades legislan sobre las cooperativas de seguros, tanto en las reglas sobre cooperativas como en las reglas sobres seguros, pese a que, como se prueba en el trabajo de investigación "La competencia en la supervisión de los seguros privados" (Diario La Ley núm. ocho mil ciento tres de doce de junio de dos mil trece), no hay, ni ha habido, en España constituida ninguna cooperativa de seguros.


El acceso a la actividad compañía aseguradora por la parte de una entidad de España está supeditado a la anterior obtención de una autorización administrativa que se da por el Ministro de Economía y Competitividad y se gestiona frente a la DGSFP.


El Consejo General de los Institutos de Intermediarios de SegurosEditar


El Consejo General de los Institutos de Intermediarios de Seguros es una empresa de derecho público que tiene como fin fomentar la defensa y representación de los agentes y corredores de seguros. Aparte de los cargos escogidos, está formado por un conjunto de quince profesionales, incluyendo el personal del Centro de Estudios, al servicio de la mediación. El Consejo representa la unión de cincuenta y dos institutos, distribuidos por toda la geografía de España, y ofrece una serie de servicios para facilitar su actividad profesional en diferentes campos.


En total, conforme el censo publicado en la Memoria de dos mil catorce reunía a siete mil seiscientos dieciocho intermediarios (cerca de un sesenta por ciento de ellos, agentes, y el resto, corredores). Su tarea incluye servicios de comunicación y también información, consultoría y asistencia, documentación, capacitación, plataformas para facilitar la adaptación de los profesionales y empresas a distintos requisitos legales e inclusive descuentos y trato preferente para los agremiados en diferentes empresas y entidades con las que los institutos y el Consejo sostienen convenios subscritos.


El acto de asegurarse acostumbra a realizarse entre la persona que quiere asegurarse (asegurado), y la entidad que le dará el seguro (empresa de seguros). Pese a lo simple que parezca la afirmación pasada, más de 2 partes se ven implicadas en el contrato y el seguimiento de un seguro. Ahora, las trataremos:


Parte más esencial de un seguro, en tanto que es el contrato entre las dos partes. Es el documento en el que constan los derechos y obligaciones de las partes. Debe haber sido admitido por los dos y en él deben aparecer los datos personales del asegurado y de la compañía, la cantidad a abonar y cada cuanto se generarán los pagos, descripción del seguro en cuestión, desde en qué momento y hasta en qué momento está actual la póliza, las coberturas que incluye el seguro y el adjudicatario del seguro (quién es la persona que recibe la indemnización en caso de que se den las condiciones establecidas).


Entidad que acepta la cobertura del peligro del asegurado.


Persona que acuerda y subscribe el contrato de seguro. Es el obligado a aceptar las condiciones del contrato, singularmente la prima, esto es, es la persona que contrata el seguro y cuyo nombre figura en la póliza. En general coincide con el asegurado, si bien en ciertos casos puede no ser de este modo, en tanto que puede que el seguro lo pague una persona mas el asegurado sea un familiar.


Persona o bien objeto bajo el que recae el seguro. Mejor dicho, quien tiene la cobertura y, por consiguiente, quien está expuesta al peligro. Es el titular del contrato de seguro.


Es la persona que es indemnizada caso de que se den las condiciones previstas en la póliza contratada. En dependencia del caso, tomador, asegurado y adjudicatario pueden ser, o bien no, exactamente la misma persona. En un seguro de vida, por poner un ejemplo, pueden ser 3 personas diferentes.


Mediadores (Opcional)Editar


Un intercesor de seguros es un consultor que recomienda al cliente del servicio en el momento de contratar una póliza. Su deber es informarle de los diferentes costos existentes y de qué género de coberturas le son convenientes más. Existen múltiples géneros de mediadores: corredurías tradicionales y on-line, agentes de seguros, operadores de banca, etc.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 158 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Seguro (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas