ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Política fiscal (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Política fiscal (wikinfo) 


La actividad económica que el Estado desempeña en las sociedades entiende 3 funciones básicas: una función de asignación de recursos, una función redistributiva, y una función estabilizadora. A través de la función de asignación, el Estado provee recursos que, en ciertas circunstancias, el mercado no da apropiadamente debido a la existencia de los llamados fallos del mercado. Con la función redistributiva, trata de conciliar las diferencias de criterio que se generan entre la distribución de la riqueza que efectúa el sistema de mercado y la que la sociedad considera justa. En la labor de redistribución, intervienen fundamentos éticos, políticos, y económicos. La función estabilizadora, donde se encuadra la política fiscal, trata de lograr la estabilidad del sistema económico, eludir sus desequilibrios, y provocar los ajustes precisos en la demanda agregada para superar en todos y cada caso las situaciones de inflación o bien desempleo.


Objetivos finales de la política fiscal


Como se ha expuesto previamente, los principales objetivos de toda política fiscal son:


La manifestación primordial de la política fiscal se materializa en los presupuestos del Estado y consiste en el conjunto de medidas que toma un gobierno referentes al gasto público y a los ingresos públicos. En lo que se refiere al gasto, se debe determinar su cuantía total, concretando la composición del mismo, y su receptor, esto es, si son compras directas de recursos y servicios por el Estado o bien trasferencias de fondos efectuadas a las compañías y a los ciudadanos. En lo que se refiere a los ingresos se debe consignar la previsión de cuanto se espera colectar, mediante qué impuestos, y como síntesis la relación entre ingresos y gastos del Estado.


Los 2 mecanismos de control sugeridos por los keynesianos (los seguidores de la política fiscal) son:


De los 2, es más esencial el control de la inversión pública. Mas si hay que seleccionar entre hacer que el Estado gaste más o bien bajar los impuestos, los políticos acostumbran a preferir lo segundo, pues es inmediato, reversible, y les da buena fama.


A continuación se explica cada uno de ellos de estos métodos.


Variación del gasto público


Gasto público (inversión pública) es cuánto dinero gasta el Estado en abonar los proyectos públicos, como carreteras, vías y otras construcciones. Conjunto de gastos efectuados por el gobierno en recursos y servicios para el Estado.


Cuando un gobierno altera las compras de recursos y servicios del Estado, consigue mover la curva de demanda agregada. Supongamos, por servirnos de un ejemplo, que el Ministerio de Promuevo de un país contrata la construcción de una nueva autopista a una compañía constructora por un valor de tres mil millones de euros. Esta contratación eleva la demanda de producción de las constructoras implicadas, lo que induce a las compañías del ámbito a contratar más trabajadores y a acrecentar la producción. Como las constructoras son parte de la economía, el incremento de la demanda de la autopista se traduce en un incremento de la demanda agregada de recursos y servicios del país. La curva de demanda agregada se desplaza cara la derecha, incrementándose el Producto Interior Bruto, en la medida que uno de los componentes de este es el gasto público.


En un primer instante podría pensarse que la curva de demanda agregada se desplaza cara la derecha precisamente en tres mil millones de euros, que es el dinero gastado en la construcción. No obstante, no es de esta manera. Se generan 2 efectos macroeconómicos que hacen que la magnitud del desplazamiento de la demanda agregada sea diferente de la alteración de las compras del Estado. El primero -el efecto multiplicador- sugiere que el desplazamiento de la demanda agregada podría ser superior a tres mil millones de euros que era el gasto efectuado. El segundo efecto a tomar en consideración es el efecto expulsión.


Efecto multiplicador

Efecto multiplicador

Según el mecanismo keynesiano del multiplicador, un incremento de la inversión eleva la renta de los usuarios, provocando una cadena de incrementos del gasto en catarata mas cada vez menores. Las alteraciones de la inversión se multiplican, puesto que, traduciéndose en incrementos mayores de la producción.


El mecanismo del multiplicador no se aplica solo a la inversión sino tiene un carácter considerablemente más extenso. Realmente, cualquier alteración del gasto público asimismo se traduce en una alteración mayor de la producción. Esta cuestión, analizada por vez primera por Keynes, llevó a muchos economistas a aconsejar la utilización de la política fiscal como instrumento para estabilizar el ciclo económico


Efecto expulsión

Efecto expulsión

El segundo efecto influyente para determinar la cuantia del efecto total de la política fiscal de gasto sobre la demanda agregada es el llamado efecto-expulsión, que sugiere que el efecto que tendría el gasto de tres mil millones de euros sobre el Producto Interior Bruto, en el ejemplo previamente expuesto, podría ser inferior a tres mil millones.


Aunque el efecto multiplicador sugiere que la alteración de la demanda provocada por la política fiscal puede ser mayor que la alteración de las compras del Estado, hay otro efecto que actúa en sentido opuesto. Si bien un incremento de las compras del Estado estimula la demanda de recursos y servicios, asimismo provoca una subida del género de interés, la que tiende a templar la demanda de recursos y servicios. La reducción que experimenta la demanda en el momento en que una expansión fiscal eleva el género de interés se llama efecto expulsión.


Para ver por qué razón se genera este efecto-expulsión, verifiquemos de nuevo qué sucede cuando el Estado edifica la autopista de tres mil millones de euros. Como ya hemos señalado, este incremento de la demanda eleva las rentas de los trabajadores y de los dueños de estas empresas (y a consecuencia del efecto multiplicador, asimismo de otras empresas).Al acrecentar la renta, los hogares planean adquirir más recursos y servicios y, como consecuencia, deciden tener una parte mayor de su riqueza en un activo líquido. O sea, el incremento de la renta provocado por la expansión fiscal eleva la demanda de dinero, que debemos rememorar es una función dependiente, entre otros muchos factores, de la Renta monetaria de los sujetos. Como el banco central no ha perturbado la oferta monetaria, la curva de oferta vertical no cambia. Cuando el incremento del nivel de renta desplaza la curva de demanda de dinero cara la derecha, el género de interés debe subir con la intención de sostener equilibradas la oferta y demanda de dinero.


La subida del género de interés reduce, por su parte, la cantidad demandada de recursos y servicios. Particularmente, como va a ser más costoso solicitar préstamos la demanda de inversión tanto en residencias y como en las compañías reduce. En suma el incremento de las compras del Estado que eleva la demanda de recursos y servicios, asimismo puede expulsar inversión. Este efecto-expulsión contrarresta en parte la repercusión de las compras del Estado en la demanda agregada.


Recapitulando, en el momento en que un Estado acrecienta sus compras en tres mil millones de euros, la demanda agregada de recursos y servicios puede acrecentar en una cuantía superior o bien inferior a tres mil millones, en dependencia de que sea mayor el efecto multiplicador o bien el efecto-expulsión.


Variación de los impuestos


La otra gran herramienta de la política fiscal es el nivel de tributación. Cuando el gobierno de un país baja los impuestos, aumentan los ingresos netos de los hogares. Estos ahorran una parte de esta renta auxiliar, mas asimismo gastan alguna en recursos de consumo. Como la reducción de los impuestos eleva el gasto de consumo, desplaza la curva de demanda agregada cara la derecha. Además, una subida de los impuestos reduce el gasto de consumo y desplaza la curva de demanda agregada cara la izquierda. En la magnitud del desplazamiento de la demanda agregada provocado por una modificación de los impuestos asimismo influyen el efecto multiplicador y el efecto-expulsión. Cuando el gobierno baja los impuestos y estimula el gasto de consumo, los ingresos y las ventajas aumentan, lo que estimula aún más el gasto de consumo. Este es el efecto multiplicador. Al tiempo, un incremento de la renta eleva la demanda de dinero, lo que tiende a elevar los modelos de interés. La subida de los modelos de interés encarece la solicitud de préstamos, lo que reduce el gasto de inversión. Este es el efecto-expulsión. En dependencia de la magnitud del efecto multiplicador y del efecto-expulsión, el desplazamiento de la demanda agregada puede ser mayor o bien menor que la alteración de los impuestos que lo ha provocado.



Si aumenta la renta de los usuarios (el dinero que la gente tiene libre para gastar), entonces pueden gastar más, y probablemente lo hagan. Hay medidas para saber qué porcentaje de la renta se gasta; son la tendencia marginal al consumo y la tendencia marginal al ahorro.


El estímulo del consumo deja prosperar la economía merced al efecto multiplicador, un punto esencial de la teoría de Keynes. Afirma que el dinero, al pasar de mano en mano, va produciendo aumentos en la producción (producto nacional). No es magia; veamos un ejemplo:


Por tanto, una inversión de cien euros ha hecho acrecentar el producto nacional en quinientos.


Por eso bajar los impuestos (incrementando la renta libre) aumenta el producto nacional. El subirlos, lo reduce, y puede ser la acción apropiada si se quiere producir un superávit y enfriar la economía (lo que asistiría a supervisar la inflación).


Política fiscal expansiva


Su objetivo es alentar la demanda agregada, en especial cuando la economía está atravesando un periodo de recesión y precisa un impulso para expandirse. Como resultado se tiende al déficit o bien aun puede provocar inflación.


Los mecanismos a utilizar son:



  • Aumentar el gasto público, para acrecentar la producción y reducir el desempleo.
  • Bajar los impuestos, para acrecentar la renta libre de las personas físicas, lo que provocará un mayor consumo y una mayor inversión de las compañías, como conclusión, un desplazamiento de la demanda agregada en sentido expansivo. De este modo, al haber mayor gasto público, y menores impuestos, el presupuesto del Estado, produce el déficit. Después se puede decir que favorece el gasto fiscal en el impuesto presupuestario.

Política fiscal contractiva


Es la que hace reducir la demanda agregada, a fin de producir un exceso de oferta agregada de recursos, lo que por último va a hacer reducir el nivel de ingreso.


Política fiscal restrictiva


Su objetivo es frenar la demanda agregada, por servirnos de un ejemplo cuando la economía está en un periodo de excesiva expansión y tiene necesidad de frenarse por la excesiva inflación que crea. Como resultado se tiende al superávit.


Los mecanismos son los contrarios que en la expansiva:



  • Reducir el gasto público, para bajar la demanda agregada y en consecuencia la producción.
  • Subir los impuestos, a fin de que los ciudadanos tengan una renta menor y en consecuencia reduzcan su consumo y de esta forma la demanda agregada se desplaza cara la izquierda.

De esta forma, al reducir el gasto público, y acrecentar los impuestos, el presupuesto del Estado, tiende a producir un superávit o bien reducir el déficit.


La forma en que la política fiscal afecta al empleo es un tema complejo, con lo que es preciso ponderar esmeradamente los efectos de incentivo y desincentivo que acarrea la intervención del ámbito público. Por poner un ejemplo, un sistema de posibilidades por desempleo bien desarrollado no solo brinda una esencial red de protección a la población, sino, además de esto, deja a los trabajadores dedicar más tiempo a la busca del empleo más productivo. No obstante puede al tiempo, alargar la duración del desempleo, lo que tendría efectos secundarios sobre el potencial de producción de la economía, por el hecho de que los trabajadores que se hallan en una situación de desempleo de larga duración experimentan una devaluación de su capital humano.


Las posibles desventajas de las posibilidades sociales se observan con más claridad en sus efectos sobre la oferta de factor trabajo. Frecuentemente se mienta el pago incondicional o bien ilimitado de posibilidades por desempleo como uno de los primordiales factores que desincentivan la busca de empleo. Esta clase de posibilidades puede, también, reducir las presiones para reformar un mercado de trabajo ineficiente con altas tasas de paro por el hecho de que los desempleados gozan de esos beneficios. Asimismo los sistemas públicos de pensiones tienen efectos significativos sobre la oferta de trabajadores. La escasa penalización de la jubilación adelantada, o bien aun su promoción activa, han reducido dicha oferta. Por otro lado, la perspectiva de jubilación adelantada forma un desincentivo a fin de que los trabajadores sostengan sus conocimientos profesionales y participen en un proceso de aprendizaje progresivo. Además de esto, los incentivos a la jubilación adelantada facilitan la supresión de mano de obra aun en circunstancias en que el despido es realmente difícil. Como resultado, las compañías que precisen reducir su plantilla la recortarían en los segmentos de mayor edad, dándose el en el caso de que estos trabajadores pueden ser exactamente los que más experiencia tengan y no los menos productivos.


Las políticas orientadas al mercado de trabajo, si se diseñan y ponen en práctica apropiadamente, pueden alentar la oferta y demanda de factor trabajo y, por ende, la tasa de ocupación. Los programas de capacitación pueden asistir a sostener y progresar los conocimientos profesionales, reduciendo los desajustes entre oferta y demanda y el deterioro del capital humano entre los desempleados de larga duración. Otro reto que se plantea es la reintegración de los conjuntos bastante difíciles de emplear, como los trabajadores poco cualificados, los parados de larga duración o bien los trabajadores de más edad.


La política fiscal dejó de ser eficaz en los años setenta, por el hecho de que no pudo solucionar la situación famosa ahora como estanflación, consistente en la coexistencia simultánea de una fuerte inflación y al unísono una alta cota de desempleo, motivada por la crisis del petróleo de mil novecientos setenta y tres.


Otras críticas que recibe la política fiscal son:


Efecto expulsión

Efecto desplazamiento

En caso de recesión se aplica una política expansiva: se aumenta el gasto público o bien se bajan los impuestos. Para poder financiarse, el Estado precisa dinero, y lo halla en el mercado privado: vendiendo títulos de deuda pública. Al vender tantos, el coste de los títulos baja, y la gente adquiere más puesto que semejan rentables. Al final, la gente está invirtiendo mucho en el Estado, mas no el mercado privado, que era lo que se pretendía.


En resumen, puede bajar la demanda de inversión cuando lo que se aguardaba era que aumentara.


Provoca déficit comercial


En el caso precedente (se emite Deuda pública para financiarse), si los títulos los adquieren los extranjeros, la moneda propia va a subir de valor. Eso va a hacer que bajen las exportaciones (por el hecho de que a los de fuera les sale más costoso adquirir), y no es bueno que pase eso en una fase de recesión.


Para que funcione bien la política fiscal, hay que tener muy en consideración el ciclo económico, en tanto que si se aplica una política restrictiva a lo largo de un periodo de recesión, va a ser un descalabro.Este género de recomendaciones son de carácter heterodoxo, y se fundamentan en la idea de que aplicar políticas restrictivas en la parte descendente del ciclo económico, no va a hacer más que acentuarlo.


Propensión al consumo, no constante


Los tradicionales consideran que no siempre y en toda circunstancia gastaremos exactamente el mismo porcentaje de nuestra renta; en consecuencia, la tendencia marginal al consumo (o bien al ahorro) no es incesante. Además de esto, depende mucho de cada género de persona.


Planes fiscales que no se llevan a la práctica


En numerosos países en desarrollo, hay discrepancias entre los anuncios y las políticas ciertamente incorporadas por los gobiernos. En el caso de Latinoamérica y el Caribe, once países (de una muestra de veinte) alcanzaron en dos mil dieciseis resultados fiscales peores a los adelantados en los presupuestos. En 6 de esos casos, los presupuestos anunciaban superávits fiscales, y no obstante, la política fiscal acabó siendo deficitaria. Un mecanismo esencial para reducir este género de discrepancias es a través del fortalecimiento de las instituciones presupuestarias, que son las reglas y procedimientos que afectan la forma en que los presupuestos se diseñan, aprueban, y también incorporan, conforme con el artículo De los planes fiscales a su implementación efectiva: el papel de las instituciones presupuestarias.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 1404 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Política fiscal (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas