ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Plutocracia (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Plutocracia (wikinfo) 


wikiJosé Pardo Barreda y Manuel Candamo, 2 de los primordiales miembros de Los 24 amigos, un conjunto de oligarquía que rigió el Perú a lo largo de la temporada aristocrática.

Plutocracia (del heleno p???t???at?a, ploutos 'riqueza' y kratos 'poder') es una forma de oligarquía en la que una sociedad está regida o bien controlada por la minoría formada por los miembros más ricos de exactamente la misma. El primer empleo conocido del término se debe a Jenofonte. A la inversa que otros sistemas como la democracia, el capitalismo, el socialismo o bien el anarquismo, la plutocracia no está fundamentada en ninguna teoría de filosofía política. El término es frecuentemente empleado en un sentido despectivo, para prevenir de los peligros de un sistema de gobierno exageradamente influido por los estratos más adinerados de una sociedad. En ese sentido, la plutocracia se presenta como una síntesis crítica que se hace a la democracia, al sufragio universal y al parlamentarismo, cuyo funcionamiento puede verse exageradamente distorsionado por los miembros más ricos de una sociedad.


En su visión tradicional, la plutocracia acostumbra a considerarse un género de oligarquía. Esto viene promovido por las experiencias en ciertas urbes-estado de la Grecia tradicional (Corinto y Tebas, y en ciertas fases de su historia, Atenas), la República Romana de trescientos a ciento cuarenta y seis a.C, la vieja Cartago, o bien ciertas urbes-estado de Italia medieval (Génova, Venecia y Florencia). En tales casos, las elites económicas pudieron ejercer un papel desmedido o bien ejercer un control absoluto del poder político o bien social. Además de esto, habitualmente (Roma, Corinto o bien Venecia, por servirnos de un ejemplo) las elites limitaban el acceso a la representación política de los habitantes de tales estados vinculando exactamente el mismo a unos requisitos mínimos de riqueza.


Sin embargo, la plutocracia no debe confundirse por lo general con sistemas donde el ejercicio de la ciudadanía está vinculado a una riqueza mínima. Por poner un ejemplo, en los sufragios censitarios se demanda una contribución mínima a las finanzas públicas (censo) para poder votar, mas estos sistemas no son plutocráticos a priori pues las contribuciones no pasan necesariamente a promover solamente los intereses de las clases plutocráticas. Tal era el caso, por poner un ejemplo, del R. Unido ya antes de 1828: el sufragio estaba limitado solamente a ciudadanos con una renta anual mínima, solo lograban el derecho a voto los ciudadanos de clase alta y clase media con riquezas suficientes, mas las elecciones conducían a un sistema representativo articulado en torno a partidos cuyos objetivos políticos no eran necesariamente los de satisfacer los intereses de los ciudadanos más ricos.


Aunque no de forma exclusiva, la plutocracia acostumbra a conformarse en regímenes representativos, cumpliendo las próximas peculiaridades generales:



  • La representación atiende solamente a aquellos que le apoyaron, no ateniéndose al orden de la voluntad general. Los apoyos son las elites económicas, esto es, los plutócratas.
  • Existe la posibilidad de que el líder sea anulado en cualquier instante por voluntad de los plutócratas.
  • Existe la responsabilidad del líder ante aquellos que le apoyaron, con obligación de rendir cuentas de su administración.
  • El carácter limitado y explícito de los poderes de los que dispone el líder va a estar sometido a instrucciones vinculantes de los plutócratas.

Se trata puesto que de un género de orden imperativo y vinculante que establece un vínculo de unión inmediata entre plutócratas y líder. Esta estructura acostumbra a aparecer en aquellos sistemas de gobierno en los que aquellos que ostentan el poder político y legislativo son ordenados por el poder económico.


La primera mención histórica del término plutocracia se halla en Jenofonte, en referencia a la situación política existente en la ciudad de Atenas anterior a las reformas de Solón. Los hippeis (caballeros), dueños de la mayoría de las tierras y esclavos, habían controlado el proceso político en la ciudad de Atenas, imponiendo medidas destinadas a excluir a las clases bajas del gobierno de la urbe y rigiendo solamente para su beneficio. Sus políticas, que incluían la esclavización de ciudadanos que no pudiesen hacer en frente de sus deudas, ocasionaron una serie de crisis políticas que acabaron con las reformas de Solón, que garantizaron el voto de todos y cada uno de los ciudadanos con independencia de sus ingresos, límites rigurosos para la elección de jueces e inclusive que ciertos cargos públicos fuesen asignados de forma azarosa entre los ciudadanos para inhibir los efectos de la plutocracia. De forma afín, entre el ciento treinta y tres antes de Cristo y el ciento veintitres antes de Cristo los Gracos protagonizaron una brutal revolución contra la plutocracia de la ciudad de Roma. Jenofonote, y más tarde otros escritores helenos como Tucídides, veían la plutocracia como una fuente de inestabilidad a nivel político, y sus escritos sobre el tema siempre y en toda circunstancia iban dirigidos a prevenir la aparición de semejante sistema. No obstante, para Tucídides la plutocracia jamás aparecería como un sistema político alternativo a la democracia o bien la aristocracia, sino más bien como una corrupción de semejantes sistemas, inestable y deformada, y muy ligada a la oligarquía. Particularmente, Tucídides y Jenofonte señalaban que los plutócratas tienden a ignorar los intereses del estado, la responsabilidad social y los inconvenientes políticos, empleando el poder para su beneficio. Esto conducía a enfrentamientos sociales, hedonismo y decadencia. Tucídides y Séneca argüían que inevitablemente la plutocracia sería derogada en una revolución, llevando a la monarquía.


A lo largo de la historia, pensadores políticos como Winston Churchill, Alexis de Tocqueville, Juan Ocurrente Cortés o bien Noam Chomsky han del mismo modo condenado la plutocracia por centrarse solamente en los intereses del poder económico, ignorando los intereses de la sociedad y del estado.


En el planeta moderno la plutocracia no acostumbra a manifestarse de manera directa como lo hiciese en la antigüedad tradicional, donde el gobierno estaba ejercido de forma directa por los plutócratas.Sin embargo, la existencia de tendencias plutocráticas en las modernas democracias liberales es un tema frecuentemente debatido, y acostumbra a manifestarse en la sugerencia de que ciertos conjuntos de presión como pudiesen ser conjuntos empresariales ejercitan una repercusión desaforada en el proceso político. Esto no ha de ser confundido con otras formas de oligarquía que pudiesen estar presentes en tales regímenes. Por servirnos de un ejemplo, el control de los medios por la parte de unos pocos puede llevar a una distorsión más concreta del proceso electoral, de tal modo que los medios son un factor vital en unas elecciones (ver oclocracia). Algunos conjuntos mantienen que la crítica a la situación del instante o bien a una agenda específica tiende a ser escondida mediante conjuntos mediáticos para de este modo resguardar sus intereses. Los partidarios responden que la libertad de expresión torna posible tanto para las organizaciones rentables para las no lucrativo discutir estas cuestiones. Arguyen que la cobertura mediática en las democracias sencillamente refleja las preferencias del público, y no supone censura.Marxistas, socialistas y anarquistas mantienen que las democracias liberales son parte miembro del sistema capitalista, aparte de que se fundamentan en la división en clases sociales y no son de manera plena democráticas o bien participativas. Es una democracia burguesa donde solo los más poderosos mandan. A raíz de esto es vista como un sistema dispar que marcha de tal modo que facilita la explotación económica. Por contra, para Vilfredo Pareto la plutocracia dominante no es tanto el gobierno de los hombres de negocios como el gobierno de los políticos expoliadores que apelan al poder público para su beneficio personal. Si la minoría dominante realmente es un conjunto de conjuntos cuyos intereses por instantes divergen, la competencia política puede en determinadas circunstancias inducir a los líderes a buscar el apoyo de la mayor parte fomentando los intereses de esta.


Plutocracia y financiación de partidosEditar


Una forma común de plutocracia en nuestros días podría venir motivada por la financiación irregular de partidos. Esta puede provocar que en una partitocracia o bien democracia, alrededor del poder estatal se forme un holding empresarial o bien fáctico que, tras financiar partidos y medios, fuerce a efectuar un clientelismo político, la mayor parte de las veces a través de una legislación favoritista.


Según la nomenclatura estadounidense existe en la financiación de partidos hay una distinción parcialmente esencial en lo que se refiere al género de dinero utilizado:


Por un lado el «dinero duro» (hard money), los fondos procedentes de contribuciones reguladas por la Ley Federal de Campañas Electorales (Federal Election Campaign Act) que establece límites a las contribuciones que pueden hacer los individuos, los partidos y los Comités de Acción Política (Political Action Comitees o bien PACs), que son organizaciones formadas particularmente para colectar fondos destinados a las campañas. Las corporaciones y los sindicatos no pueden hacer contribuciones directas a los aspirantes mas pueden formar Comités que colectan contribuciones de sus empleados o bien asociados. Aunque lo que un Comité de Acción Política puede darle a un aspirante de una forma directo para su elección acostumbra a estar limitado mas estos Comités pueden gastar una cantidad ilimitada de dinero en aportes que no van de manera directa al aspirante mas se invierten en campañas que abogan en pro —o en contra— de ciertos aspirantes.


Por otro lado, el «dinero blando» (soft money), que procede de contribuciones que no se encuentran reguladas por la citada ley. No hay límite para las contribuciones que cualquier corporación puede hacer al Comité Nacional de un partido. Aunque, en teoría, este dinero no puede ser empleado para inducir a la ciudadanía a votar en favor —o en contra— de cierto aspirante, los partidos eluden de una manera sencillísimo esta limitación con promociones promocionales que evitan esmeradamente oraciones como «Vote a...» o bien «No vote por...», mas efectúan demagogia.


Finalmente, hay una categoría auxiliar de dinero político masivo que es aportado por instituciones como, por poner un ejemplo, la Cámara de Comercio, y que se gasta en publicidad concreta sobre temas puntuales. Se critica argumentando que incurre en la ficción de suponer que estas campañas no fomentan de manera directa una determinada candidatura mas cualquier político, con tan solo posicionar su alegato online con el tema publicitado, se favorece de manera directa de la promoción.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 78 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Plutocracia (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas