ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Moneda revolucionaria (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Moneda revolucionaria (wikinfo) 


En mil novecientos ocho, al iniciarse la vigencia del sistema de patrón de oro, la circulación de monedas se componía prácticamente solamente de monedas de un peso acuñadas en plata, monedas de oro en denominaciones de 5 y diez pesos y en un porcentaje mínimo, de denominaciones fraccionarias.


El General Porfirio Díaz, quién fue un liberal, se transformó en dictador y ejercitó un poder absoluto sobre el país. En el mes de marzo de mil novecientos ocho Díaz concedió una entrevista a James Creelman, en la que declaró:

Porfirio Díaz

Las declaraciones del presidente Díaz acrecentaron la inconformidad que existía en el país, lo que provocó que las ideas antirreeleccionistas se popularizasen en mayor grado. Tras las declaraciones de Porfirio Díaz, Francisco I. Madero publicó el libro La sucesión presidencial, obra que sirvió para fomentar una lucha activa desde los clubes antirreeleccionistas, muy populares en aquellos días. Las elecciones se realizaron y coincidieron con las fiestas del Centenario de la Independencia. Madero se vio obligado a huir a los USA y desde San Antonio convocó a la lucha revolucionaria que reventó el veinte de noviembre de mil novecientos diez.


La primera etapa de la Revolución fue corta y gracias a ella, Francisco I. Madero ocupó la presidencia del país al tiempo que José María Pino Suárez fue vicepresidente. La poca experiencia política de Madero lo forzó a respaldarse en los restos del aparato porfirista, quien organizó un golpe para derrocar al gobierno que llevó a Victoriano Huerta a la presidencia de México. En ese periodo, Madero no cumplió con las reivindicaciones sociales aguardadas y por este motivo, los caudillos decidieron respaldar a Venustiano Carranza contra Huerta, a quien consideraban un usurpador.

Billete usado en 1914

Al triunfar la Revolución y generarse la caída del régimen porfirista, las monedas de oro y plata fueron, de forma creciente, exportadas o bien acumuladas, en la medida en que el billete se empleó con mayor amplitud en los pagos internos. Para el treinta de junio de mil novecientos once la circulación de piezas metálicas había disminuido de mil cuatrocientos setenta y nueve a ciento dieciocho millones de pesos y los billetes aumentaron de novecientos veintidos a mil ciento sesenta y uno millones.


Con el golpe para derrocar al gobierno de Victoriano Huerta, la coyuntura económica del país se agudizó sensiblemente, aumentaron las exportaciones de moneda acuñada en oro y plata, como consecuencia ocurrió una desmonetización por la fundición de estas piezas. Tras la derrota de Huerta se generó el enfrentamiento entre las diferentes facciones del movimiento revolucionario: villistas, zapatistas, obregonistas y convencionistas. Fue la etapa más larga del movimiento revolucionario y la economía nacional se trastornó de forma profunda. Entre agosto y octubre de mil novecientos trece se redujo sensiblemente la moneda circulante, debido a esta insuficiencia de recursos, el propio Huerta recurrió al sistema bancario para encarar gastos de la guerra civil. Impuso empréstitos forzosos a los bancos de emisión, demeritando las emisiones metálicas y dictaminando en el primer mes del año de mil novecientos catorce al billete de banco como moneda legal de admisión obligatoria y de curso forzoso, prohibiendo a los bancos transmisores rembolsar en efectivo su valor en moneda metálica. Con estas medidas, el treinta de abril de mil novecientos catorce, la circulación de los billetes aumentó a dos mil doscientos diecinueve millones de pesos.


En este periodo, el siete de octubre de mil novecientos trece, Venustiano Carranza expidió en Hermosillo, un comunicado, que prohibía la circulación de los billetes del Banco Nacional de México, los que, para entonces, representaban cerca del cincuenta por ciento de los billetes de banco circulantes; para agosto de mil novecientos catorce, tras la escapada de Huerta, los billetes de banco habían desaparecido.

Vale por diez centavos, 1915

Los constitucionalistas triunfaron, Carranza fue asesinado y la lucha se extendió hasta la subida a la presidencia de Álvaro Obregón, quien asimismo fue asesinado. La silla presidencial quedó a cargo de Plutarco Elías Calles, quien rigió en un relativo tiempo de paz. En este periodo la inflación monetaria se agudizó. Los bancos privados que habían funcionado desde el Segundo Imperio hasta el final del Porfiriato fueron obligados por Huerta a entregar créditos, lo que tuvo como consecuencia la expansión de la emisión. Los capitalistas sacaron su dinero y los que no pudieron desplazar sus recursos monetarios los sepultaron. A todo ello se sumó la emisión de billetes fiduciarios que efectuaron las diferentes facciones revolucionarias y que el constitucionalismo reunió. El país ensayó el renacer de las emisiones particulares acrecentadas con las que acreditaron por cada uno de ellos de los líderes revolucionarios, gobiernos municipales, etc.. México estaba anegado por piezas sin valor como los vales, los pedazos de cartón y las señales que el pueblo llamó bilimbiques . Asimismo fueron comunes los tlacos, nombre que se le daba a las pequeñas piezas de cobre.


La existencia de la pluralidad de bancos transmisores se extinguió formalmente al disponerse en la Constitución de mil novecientos diecisiete, la emisión en favor de un solo banco, que conforme ese código, debía supervisar el gobierno federal. Venustiano Carranza, declaró a este respecto, el quince de abril de mil novecientos diecisiete, lo siguiente:

Anverso y dorso de una moneda de cincuenta centavos, 1915

La numismática mexicana se enriqueció con un sinnúmero de monedas que brotaron tras la lucha revolucionaria. La acuñación era rudimentaria: las piezas se fundían, troquelaban y batían en talleres improvisados y por personas no capacitadas. El resultado fueron monedas imperfectas y de baja calidad. Los diseños estuvieron formados por símbolos republicanos y se aprecian los trazos hechos por manos de artesanos.

Billete de 5 pesos del Estado de Oaxaca

En el lapso comprendido entre el 1 de mayo de mil novecientos cinco y el treinta de junio de mil novecientos nueve se acuñaron monedas de oro de 5 y diez pesos, con valor de 83 millones, al tiempo que las monedas de un peso labradas en plata fue solo de diez millones.


Quienes acuñaron un mayor número de monedas fueron los villistas, quienes dominaron el norte del país y los zapatistas, que dominaron los estados del centro y sur de México.Otra de las series de monedas esenciales que corresponden a este periodo son las que procedieron del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, independizado de la federación en mil novecientos quince.


El catorce de mayo de mil novecientos dieciocho Venustiano Carranza expidió un decreto en los próximos términos:


Los materiales para la preparación de monedas fueron diversos: oro, plata, plomo, aluminio, cartón y barro. Esta característica las transforma en el conjunto más diverso de la historia de la numismática mexicana y uno de los más codiciados por los coleccionistas.


La primera emisión de monedas revolucionarias fue ordenada en Sinaloa por el general Rafael Buelna en el año de mil novecientos trece. Las piezas fueron derretidas en moldes de arena, y prácticamente no se distinguen las letras y los símbolos. Siendo ensayadas se descubrió que poseen gran cantidad de oro, lo que acrecentó su valor intrínseco sobre el valor nominal. La enorme mayoría fueron derretidas, razón por la que son tan escasas. Las piezas que subsistieron fueron reselladas tiempo después por el general Juan Carrasco con las iniciales "GC" que seguramente significan Gobierno Constitucionalista.


Las monedas acuñadas por Villa son las que más atraen a los coleccionistas. Han sido objeto de estudio de muchos numismatas nacionales y extranjeros. El peso de bola es una de las más conocidas y se ha citado en la literatura y los corridos de la temporada. El peso con la historia de leyenda «MUERA HUERTA», acuñada en Cuencamé, Durango, resalta por ser la única moneda que se relaciona con una demanda política, por su popular diseño y por el hecho de que existía una demanda de muerte, dictada por Huerta a quien la portara; son valiosísimas mas abundan las falsificaciones. El inconveniente de la falsificación es común en las monedas revolucionarias debido a su factura ramplona. Otro de los grandes inconvenientes a los que se encaran los estudiosos es la invención de piezas inexistentes. Por tal razón, los coleccionistas de monedas de este periodo deben rastrear esmeradamente la historia de los ejemplares no clasificados o bien ignotos.


Las emisiones de Zapata fueron rebosantes como las de Villa. Se emitieron en diferentes zonas de Morelos y Guerrero. En mil novecientos quince, Zapata acuñó en el entonces Distrito Federal, piezas de uno y 2 centavos en la Casa de Moneda de México y asimismo en múltiples localidades del Estado de México. Entre las piezas del Estado de México se conoce una muy rara moneda de barro con valor de un centavo, hecha en Texcoco. La compilación numismática del Banco de México tiene un ejemplar.


Otros ejemplos sobresalientes son las monedas de plata tipo general que muestran la historia legendaria «REFORMA, LIBERTAD, JUSTICIA Y LEY». En su diseño se aprecian 2 montañas y al centro un volcán humeante. En la parte superior aparece un sol "de carita humana", que alumbra el diseño. La moneda famosa como Suriana es asimismo una extrañeza. Su nombre se incluye en el diseño de la pieza y la denominación es de 2 pesos. Está fechada en el año de mil novecientos quince. Se conocen poquísimos ejemplares de exactamente las mismas.


Entre las monedas acuñadas en el Estado Libre y Soberano de Oaxaca resalta una extraña moneda con la insólita denominación de sesenta pesos. Se troquelaron pocos ejemplares y por esta razón se ha transformado en un tesoro para los coleccionistas. La Casa de Moneda de Oaxaca acuñó monedas de mayor calidad que sus contemporáneas. Las monedas de oro y plata muestran el busto de Benito Juárez. Las más extrañas son las piezas de uno y 2 centavos de cobre en forma cuadrangular.


Durante la Revolución Mexicana, la Casa de Moneda de México prosiguió la acuñación de monedas, a veces en defensa del constitucionalismo y otras bajo ideas convencionistas. Las acuñaciones ordenadas por gobiernos regionales complementaron la circulación monetaria en el país y reemplazaron la carencia de numerario. Las monedas de factura deficiente fueron populares en Jalisco, México y Michoacán.


La etapa revolucionaria y el gobierno de Venustiano Carranza coincidieron con la Primera Guerra Mundial, con lo que se provocaron muchos inconvenientes para la adquisición de metales para la Casa de Moneda.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 116 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Moneda revolucionaria (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas