ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Moneda de 20 centavos de Estados Unidos (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Moneda de 20 centavos de Estados Unidos (wikinfo) 


La moneda de veinte centavos de los USA (en inglés, twenty-cent piece o bien double dime) es una moneda acuñada desde mil ochocientos setenta y cinco a mil ochocientos setenta y ocho, mas solo para coleccionistas en los últimos un par de años. Propuesta por el miembro del Senado por NevadaJohn P. Jones, probó ser un descalabro debido a la confusión con el cuarto de dólar, con la que estaba cerca en tamaño y valor.


En mil ochocientos setenta y cuatro el de nuevo escogido Jones empezó a presionar por una moneda de veinte centavos, que afirmó que calmaría la escasez de cambio en moneda pequeña en el Lejano Oeste. El proyecto de ley se aprobó en el Congreso, y el directivo de la factoría de monedaHenry Linderman ordenó acuñar múltiples monedas de prueba. Linderman por último decidió un anverso y dorso afín al de otras monedas de plata.


Aunque las monedas tienen un borde plano en vez del borde dentado que presentan otras monedas de plata, la nueva pieza era próxima al tamaño del cuarto de dólar y confundida con él, lo que se acentuaba con el hecho de que los anversos de las dos monedas eran prácticamente idénticos. Tras el primer año, en el que se acuñaron más de un millón, hubo poca demanda y la denominación fue derogada en mil ochocientos setenta y ocho. Por lo menos una tercera parte de la acuñación total fue más tarde derretida por el gobierno. El numismático Mark Benvenuto llamó a la pieza de veinte centavos «un capítulo de la historia de la moneda estadounidense que se cerró prácticamente antes que comenzara».


La moneda de veinte centavos ya se había propuesto de antemano en mil setecientos noventa y uno y nuevamente en mil ochocientos seis, siendo en las dos ocasiones rechazada. El proyecto de ley de mil ochocientos seis, presentado por el miembro del Senado por ConnecticutUriah Tracy, pretendía introducir la moneda de 2 centavos y la moneda de veinte centavos o bien doble dime. Tuvo la oposición del directivo de la ceca Robert Patterson, si bien su oposición era más a la pieza de 2 centavos, la que Tracy planteó acuñar en vellón, una aleación que contiene un bajo porcentaje de plata que sería bastante difícil de recobrar al regresar a derretir las monedas. El proyecto de ley pasó al Senado un par de veces, en mil ochocientos seis y mil ochocientos siete, mas no fue aprobada por la Cámara de Representantes. No se emitió ninguna pieza de veinte centavos ya antes de la década de mil ochocientos setenta, mas los estadounidenses estaban familiarizados con la moneda de España de 2 reales, famosa como «pistareen» en los E.U., y que pasó por veinte centavos (su equivalente colonial de España pasó por una cuarta parte).


Varios factores confluyeron para hacer posible una pieza de veinte centavos en la década de mil ochocientos setenta. La primera fue una escasez de monedas para pequeños cambios en el Lejano Oeste, donde las monedas de metal base no circularon. Los pagos del gobierno en plata y oro habían sido suspendidos a lo largo del caos económico ocasionado por la guerra civil en tanto que las monedas que contenían metales hermosos fueron acaparadas, y no circularon a su valor nominar en el comercio. Pese a que el nickel no fue extensamente admitida en el lejano oeste, la moneda de plata de cinco centavos (half dime) se había acuñado en cantidades cada vez mayores en la Casa de Moneda de la ciudad de San Francisco hasta el momento en que la moneda de plata, que no circulaba en el este, fue derogada por el Congreso en mil ochocientos setenta y tres. Resultó una escasez de cambio, en especial cuando se emplearon las monedas de 5 centavos en el comercio de la joyería? los clientes del servicio se quejaron de que no podían conseguir el cambio completo de un artículo que cuesta diez centavos por el que pagaron con una cuarta parte de dólar. Los costos en el Oeste eran en muchas ocasiones en bits (doce con cinco centavos), basados en el viejo real de a ocho de España, si bien esas piezas ya no circulaban), lo que agregaba dificultad al inconveniente del cambio. El numismático David Lange asevera que seguramente un envío de nickels al Oeste suministrado por las cecas de la costa Este podría haber resuelto todo, mas que podría no haber sido admitido debido al prejuicio contra el dinero que no contiene metales bellos.


Un segundo factor fue la ansiedad del Congreso de ver más plata circulando en forma de moneda. Esto se debió a la presión de la minería y otros intereses. La Coinage Act of mil ochocientos setenta y tres acabó con la práctica de dejar que los productores de plata hiciesen que sus lingotes fuesen acuñados en dólares estadounidenses de plata y volvieran a ellos. Si bien los productores no habían depositado mucha plata en los años precedentes a mil ochocientos setenta y tres debido a los altos costes de mercado, el ex- directivo de la casa de la moneda Henry Linderman previó que esos costos caerían conforme las minas se hiciesen alcanzables debido a la terminación del tren transcontinental, y que la acuñación resultante inflaría la moneda. Sigilosamente instó al Congreso a poner punto y final a la práctica, lo que hizo. Al cabo del año, los costos de la plata habían caído, y los productores procuraron en balde depositar lingotes en las casas de moneda para su conversión en moneda de curso legal. Los intereses mineros procuraron otros medios de venta de plata al gobierno.

El miembro del Senado John P. Jones

El tercero fue el interés americano de alinear su moneda con la Unión Monetaria Latina y traer sus pesos para la acuñación en el sistema métrico. Múltiples veces en las décadas de mil ochocientos sesenta y mil ochocientos setenta, la Casa de Monedas de los USA acuñó pruebas para la moneda que sería usada si América se uniera, en ciertos casos con el valor equivalente en dinero extranjero acuñado como una parte del diseño. La pieza de veinte centavos había de ser equivalente a un franco francés en ese sistema, y si en proporción a las monedas de plata más pequeñas que son acuñadas, pesaría 5 gramos, un hecho que atrajo a los defensores del sistema métrico en el Congreso. Otro propósito para este elevado número de monedas de plata, con independencia de la denominación, era retirar la moneda fraccionaria en papel (billetes de bajo valor facial). El congreso aprobó en mil ochocientos setenta y cinco y mil ochocientos setenta y seis la legislación precisa para producir grandes cantidades grandes de monedas de plata para este propósito.


El padre de la moneda de veinte centavos fue el miembro del Senado por Nevada John P. Jones, copropietario de la mina Crown Point, fue escogido para el senado en mil ochocientos setenta y tres. El diez de febrero de mil ochocientos setenta y cuatro, presentó un proyecto de ley para autorizar una pieza de veinte centavos, uno de sus primeros sacrificios legislativos. La propuesta citó la carencia de moneda de cambio en el lejano oeste. Fue aprobada por el directivo de la ceca Linderman. Conforme el historiador numismático Walter Breen, «otros legisladores fueron junto con él, en una gran parte como un favor al miembro del Senado Jones». El proyecto de ley fue transformado en ley y firmado por el presidente Ulysses S. Grant el tres de marzo de mil ochocientos setenta y cinco. Del mismo modo que otras denominaciones de moneda de plata, la pieza de veinte céntimos fue moneda de curso legal hasta 5 dólares estadounidenses.

Dorso de moneda de prueba con la denominación de una quinta parte de dólar. El anverso es la diosa Libertad sentada. Fechada en mil ochocientos setenta y cinco.

Anticipándose a la aprobación de la legislación, Linderman había preparado una moneda patrón. En el mes de agosto de mil ochocientos setenta y cuatro, el superintendente de la Casa de la Moneda de la ciudad de Filadelfia James Pollock le mandó patrones con un anverso mostrando una diosa Libertad sentada del escultor de la ciudad de Filadelfia Joseph A. Bailly con un dorso del profesor grabador William Barber. Pollock no aprobó la propuesta de Bailly, calificándola de demasiado afín al diseño de la Libertad Sentada que estaba entonces en todas y cada una de las monedas de plata de los U.S.A., y por consiguiente la nueva moneda se semejaría demasiado al cuarto. El treinta y uno de marzo de mil ochocientos setenta y cinco, tras la promulgación del proyecto de ley de Jones, Pollock mandó a Linderman patrones auxiliares, todos de Barber, y otros más el doce de abril. Pollock censuró un diseño del dorso con un escudo, mas a Linderman le agradó y afirmó que habría sido adoptado sino más bien es por la ley que demanda que un águila aparezca en las monedas de plata más grandes que la moneda de diez centavos. Linderman eligió un diseño de anverso prácticamente idéntico al de otras monedas de plata (hasta mil novecientos dieciseis, a todas y cada una de las monedas de plata les fueron dadas apariencias afines). Ese diseño, del fallecido grabador jefe Christian Gobrecht, siguiendo un término de Thomas Sully y Titian Peale, fue empleado por vez primera en mil ochocientos treinta y seis y cara mil ochocientos cuarenta estaba en todas y cada una de las denominaciones de monedas de plata que fueron acuñadas. El águila mirando cara la derecha es prácticamente idéntica a la que Barber había prestado para el dólar comercial, que comenzó en mil ochocientos setenta y tres. Linderman se había dado cuenta de que la diferencia de tamaño entre la moneda nueva y el cuarto era pequeña y creía que una versión reducida del dólar comercial era conveniente para la pieza de veinte centavos. El águila lleva las flechas de la guerra en su garra derecha o bien garra dominante, y la rama de olivo de la paz en la izquierda, lo que en heráldica quiere decir que la guerra por la paz.

La moneda de prueba llamada «Liberty by the Seashore»

El historiador de arte Cornelius Vermeule describió el anverso de la moneda como «una síntesis agradable de elementos tradicionales». No obstante, no opinaba lo mismo del águila del dorso, llamándolo torpe y una versión más gordita del águila en la acuñación americana del siglo XVIII. Vermeule admiró los diseños de patrones efectuados por Barber, en especial el motivo «Liberty by the Seashore», que el historiador piensa que debe una deuda con las monedas de cobre británicas de ese periodo que representan a Britannia (Barber era un inglés de nacimiento). Él consideró apropiado que el navío que se ve sea impulsado por el vapor.


El numismático Yancey Rayburn, en su artículo Coins of America's. Gilded Age (mil novecientos setenta), escribió que la pieza de veinte centavos está desnuda de muchos de los lemas comunes en las monedas de los Estados Unidos: no aparecen ni In God We Trust (En Dios confiamos) ni Y también Pluribus Unum (De muchos, uno). Por entonces, la historia de leyenda Y también Pluribus Unum fue requerido como obligatorio en las monedas estadounidenses con la nueva legislación de mil ochocientos setenta y tres, al tiempo que In God We Trust fue incluido en diferentes monedas a discreción del secretario de Hacienda. Los lemas fueron excluidos puesto que la moneda fue considerada demasiado pequeña para contenerlos. La ley que creaba la moneda de veinte centavos no dictó su diseño, mas siempre y cuando la nueva moneda estuviese sosten a los términos de la ley de mil ochocientos setenta y tres. Rayburn asimismo admiraba «que la denominación completa, veinte centavos, hubiera sido íntegramente escrita, en contraposición con la predisposición abreviada del cuarto de dólar que en ese tiempo tenía la palabra "dólar" abreviada como "dol"».

Dorso de una moneda de diez dólares estadounidenses de mil setecientos noventa y seis. Cornelius Vermeule consideró el águila ubicado en la pieza de veinte centavos una versión más gordita del pájaro de esta moneda.

El diseño para la pieza de veinte centavos fue aprobado el doce de abril de mil ochocientos setenta y cinco. No obstante, fue revisado de manera inmediata para delimitar mejor las hojas de olivo en el extremo derecho de la rama (sobre la "N" y la "T", en "centavos"); en el diseño original, las hojas se solaparon entre sí. La aprobación de la enmienda se hizo el quince de abril. La producción empezó el diecinueve de mayo en Filadelfia; el 1 de junio en la Casa de la Moneda de Carson City, en el estado natal de Jones, Nevada; y entre el 1 y el diecisiete de junio en la Casa de la Moneda de la ciudad de San Francisco. solo unas cuarenta cero fueron acuñadas en la ciudad de Filadelfia. El grueso de la producción se concentraba en las 2 factorías del Oeste, con ciento treinta y tres doscientos noventa acuñadas en Carson City, y 1 ciento cincuenta y cinco cero en la ciudad de San Francisco. El coste de la plata no había caído al punto donde el congreso estaba presto a autorizar el rescate de papel moneda con plata, y esto no ocurriría hasta abril de mil ochocientos setenta y seis, reduciendo la necesidad de acuñar las piezas en la ciudad de Filadelfia. Además de esto, la moneda fue eminentemente destinada a su circulación en el Oeste, otra razón para la baja acuñación en la ceca de la ciudad de Filadelfia. Los funcionarios de la Casa de la Moneda habían sobrevalorado la necesidad de moneda en la ciudad de San Francisco, donde vio cierta aceptación pública y la enorme producción satisfizo la modesta demanda pública hasta el momento en que los funcionarios del tesoro ordenaron que las existencias se fundieran en mil ochocientos setenta y siete.


A pesar de que la casa de la moneda había dado a la pieza de veinte céntimos un borde suave, en vez del borde rugoso del cuarto de dólar, las 2 piezas se confundieron de manera inmediata. Con veintidos mm de diámetro, la pieza de veinte centavos era solo levemente más pequeña que el cuarto de dólar (doscientos cuarenta y tres mm), y las 2 piezas tenían anversos prácticamente idénticos. Los fallos en la toma de resoluciones fueron extendidos, y la pieza de veinte centavos se transformó de forma rápida en exageradamente impopular. En el mes de abril de mil ochocientos setenta y seis, cuando el Congreso empezó a permitir el rescate de la moneda fraccionaria con monedas, la moneda de veinte centavos fue incluida entre las denominaciones que podían ser cambiadas por las monedas de papel de baja denominación. Sin embargo, en el mes de julio se introdujo la legislación para derogar la pieza de veinte centavos. Si bien el proyecto de ley no se aprobó inmediatamente, conforme el numismático Vernon Brown en su artículo sobre esta moneda, la simple presentación del proyecto de ley persuadió a la ceca de que no había ninguna necesidad de acuñar más monedas de veinte centavos. La acuñación en mil ochocientos setenta y seis fue baja y solo tuvo lugar en la ciudad de Filadelfia y Carson City, al paso que en mil ochocientos setenta y siete y mil ochocientos setenta y ocho solo se acuñaron monedas de prueba. La mayor parte de la producción de mil ochocientos setenta y seis de la ciudad de Filadelfia se vendió como recuerdos en la Exposición del Centenario.


En marzo de mil ochocientos setenta y siete, Linderman autorizó el derretimiento de doce trescientos cincuenta y nueve piezas de veinte centavos en Carson City. Esto incluyó prácticamente la acuñación entera desde mil ochocientos setenta y seis (cerca de diez cero) y creó una de las grandes extrañezas numismáticas americanas, la pieza de veinte centavos de mil ochocientos setenta y seis CC. Se conocen menos de un par de docenas de estas monedas de Carson City y uno vendido en una subasta en dos mil trece alcanzó el valor de quinientos sesenta y cuatro cero dólares americanos, lo que lo transforma en el titular del récord de la denominación. La numismática Michele Orzano en un artículo de dos mil tres sugiere que los pocos supervivientes eran recuerdos conseguidos por los visitantes de la casa de la moneda.


El Congreso derogó la pieza de veinte centavos el dos de mayo de mil ochocientos setenta y ocho. El día precedente, Linderman había ordenado a las casas de la moneda que fundiesen las piezas de veinte centavos a mano, para distinguirlas de otras denominaciones. Las fuerzas para la acuñación de plata habían sido victoriosas al aprobar la Ley Bland-Allison, demandando que el gobierno adquiriera grandes cantidades de lingotes de plata y lo golpeara en dólares americanos de Morgan. La pieza prosiguió circulando en Occidente por ciertos años, mas en mil ochocientos noventa pocas veces se veía. Del total de 1 trescientos cincuenta y uno quinientos cuarenta piezas de veinte centavos acuñadas para la circulación, más de una tercera parte fueron Derretido por el gobierno entre mil ochocientos noventa y cinco y mil novecientos cincuenta y cuatro, el más pesadamente en mil novecientos treinta y tres. La pieza menos costosa de veinte centavos, conforme la edición dos mil catorce de El libro colorado de las monedas de los E.U. de R. S. Yeoman (conocido sencillamente como El Libro Colorado) es el mil ochocientos setenta y cinco-S, listado en ciento diez dólares americanos en buen estado. Conforme el comentario del Libro Colorado, la pieza de veinte céntimos fracasó por el hecho de que «el público estaba confundido por la semejanza de la moneda con el cuarto de dólar, que estaba mejor establecido como fundamento del comercio estadounidense», esa moneda fraccionaria satisfacía la necesidad de pequeños cambios en el este, y por el hecho de que «la pieza de veinte centavos era fundamentalmente solo un substituto de 2 monedas de diez centavos».


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 96 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Moneda de 20 centavos de Estados Unidos (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas