ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Igualdad salarial (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Igualdad salarial (wikinfo) 


El mercado de trabajo se ha caracterizado, no obstante, por distinguir trabajadores y trabajadoras por peculiaridades que no tienen ningún género de repercusión sobre los niveles de productividad -sexo, etnia, origen, etcétera-. De esta forma, la discriminación laboral se define como "una situación en la que una persona que ofrece servicios laborales y que presenta igual productividad que otro conjunto de personas, es tratada de forma dispar por peculiaridades individuales observables como raza, etnia o bien género (Altonji & Blank, mil novecientos noventa y nueve). Más formalmente, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) mantiene que “el término discriminación entiende cualquier distinción, exclusión o bien preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional o bien origen social que tenga por efecto cancelar o bien trastocar la igualdad de ocasiones o bien de trato en el uso y la ocupación.” (OIT, dos mil doce, pág. ocho)."


A pesar del incremento de las regulaciones con el objetivo de reducir las discriminaciones laborales, este prosigue siendo un fenómeno persistente. Conforme a un informe de la OIT “la discriminación es todavía un inconveniente común en el sitio de trabajo. Mientras que ciertas formas de discriminación pueden haber caído, muchas se sostienen, y otras han adoptado nuevas formas, o bien menos visibles”. Hoy en día, esta todavía existe aun en su forma más reconocida, como la discriminación a las mujeres. Pese al creciente incremento en el número de mujeres participando en el mercado de trabajo, la discriminación laboral cara este conjunto sigue siendo elevada, encarando las mujeres mayores cotas de desempleo, al unísono que se ocupan en trabajos con menores pagas y una inferior protección laboral. Hay otras fuentes de discriminación persistentes en el mercado de trabajo, como por razones étnicas -que se ha visto aumentada por la globalización y el desplazamiento de trabajadores cara otras zonas-, religiosas o bien por edades.


Tipos de discriminación


Existen cuatro formas de discriminación en el mercado de trabajo:



  • Discriminación salarial: Existe cuando las diferencias salariales entre 2 conjuntos no se deben a diferencias de productividad.


  • Discriminación en el empleo: Existe cuando, manteniéndose todo lo demás incesante, un conjunto aguanta una mayor carga del desempleo.


  • Discriminación ocupacional: Existe en el momento en que un conjunto (típicamente las mujeres) ha sido excluido total o bien parcialmente de la práctica de ciertas ocupaciones, concentrando su actividad en otras ocupaciones para las que se hallan, generalmente, en una situación de sobrecalificación.


  • Discriminación en la adquisición de capital humano: Existe en el momento en que un conjunto tiene menos posibilidades de acceso a la capacitación de capital humano, lo que aumentaría su productividad y sus perspectivas salariales.

Las 3 primeras formas de discriminación son consideradas, por su parte, como una “discriminación postmercado” puesto que ocurre entonces que el individuo empieza su actividad en el mercado de trabajo y la última, por su lado, es famosa como “discriminación premercado” por el hecho de que ocurre ya antes que del ingreso del individuo al mercado de trabajo.


Teorías de la discriminación en el mercado de trabajo


La discriminación ha sido teorizada de distintas formas. Su estudio y análisis tiene como propósito comprender los fundamentos que la explican, dejando entonces identificar el origen y las razones por la que se conserva. 3 de las teorías reconocidas son: (1) el modelo del gusto por la discriminación, (dos) la discriminación estadística y (tres) el modelo de la concentración.


El modelo del gusto por la discriminación


El modelo del gusto por la discriminación, asimismo conocido como “discriminación por preferencias” fue planteado por Becker en su trabajo “The Economics of Discrimination” (mil novecientos cincuenta y siete). Este modelo es usado básicamente para explicar las disparidades salariales sobre todo a nivel de brechas de género, mas es generalizable para discriminaciones que brotan por otros motivos.


Parte de la existencia de prejuicios y de la predisposición por la parte de los empresarios a reducir sus ingresos y utilidades con el objetivo de satisfacer dichos prejuicios. De esta forma, se supone la existencia de un conjunto mayoritario y uno minoritario, que recibe de manera comparativa menores retribuciones. Esto es de esta manera dado a que los empresarios tienen prejuicios sobre ciertas peculiaridades personales del conjunto minoritario, típicamente el género o bien la etnia.

Ejemplo gráfico del modelo del gusto por la discriminación

El autor plantea la existencia de un factor de discriminación (d)undefined asociado a los costos no económicos de contratar al trabajador del conjunto minoritario (sus prejuicios). Los trabajadores pertenecientes al conjunto discriminado van a deber admitir un sueldo menor para compensar el valor de (d)undefined. De este modo, los trabajadores pertenecientes a este conjunto solo van a ser contratados si su sueldo es inferior al del resto de los trabajadores en un valor cuando menos tan grande como (d)undefined, esto es que un trabajador discriminado va a ser contratado si y solo si:

Wd=W-dundefined

Por ejemplo, si el sueldo del mercado asciende, en promedio, a O bien dólares americanos S cien y el costo (personal) que tiene para el empleador contratar mujeres es de O bien dólares americanos S treinta, las mujeres van a ser contratadas solamente si admiten un sueldo que no supere los O bien dólares americanos S setenta. Cuanto mayor sea el factor de discriminación, mayor van a ser las diferencias salariales entre los conjuntos.


Gráficamente este modelo puede representarse a través de la modificación de las curvas de oferta y demanda laborales tradicionales. En esta representación se considera en el eje de las ordenadas la diferencia salarial entre el conjunto discriminado y el resto de los trabajadores (WdW)undefined, y en el eje de las abscisas se ordena a los empresarios desde el menos discriminador (d=0)undefinedhasta el más discriminador.Puesto que para los empleadores no discriminadores el sueldo entre los dos conjuntos habría de ser igual, el ratio de las retribuciones entre conjuntos es incesante en 1. Por consiguiente, la curva de demanda laboral va a ser plana para estos empresarios hasta el último no discriminador, empezando entonces a presentar pendiente negativa conforme dundefinedaumenta, y por consiguiente, mayor es la diferencia salarial que el empleador está presto a admitir. El punto donde se corte la oferta laboral (tradicional) del conjunto discriminado con esta curva de demanda determinará cuál va a ser el ratio salarial existente entre los 2 conjuntos.


Del modelo precedente se desprenden 2 generalizaciones. Primeramente, modificaciones en la demanda de trabajo produce perturbaciones en el ratio salarial entre hombres y mujeres. Por poner un ejemplo, si ocurre una reducción de la discriminación por factores culturales o bien legales, la curva de demanda extendería su tramo horizontal, al unísono que reduciría la pendiente para los empresarios que cumplan d>0undefined. Dada una oferta laboral femenina fija, esto implicará que el punto de equilibrio se va a dar con diferencias salariales menores, al unísono que la utilización femenino va a aumentar.


Por otra parte, la situación de la oferta femenina asimismo es un determinante clave en las diferencias salariales. Como ejemplo, si dicha oferta se cortara con la demanda en el tramo horizontal de dicha curva, no existiría discriminación salarial en el mercado de trabajo.


Finalmente, ciertas precisiones son pertinentes. De este modelo se desprende que los ganadores en el mercado de trabajo son los hombres, que a igual productividad perciben mayor retribución que las mujeres. Por otro lado, conforme este modelo la discriminación puede persistir merced a la existencia de mercados no de manera perfecta competitivos. Esto es de esta forma debido a que ciertos empresarios, aquellos con un factor de discriminación mayor a cero, pagan mayores costos que los no discriminadores. Por esto, los discriminadores cobrarían costes más elevados lo que llevaría a que los no discriminadores se apropiasen de mayores proporciones del mercado. Conforme Becker la discriminación tendería a desaparecer conforme la competencia del mercado actúe, no obstante, esto no ocurre, lo que puede explicarse por la existencia de mercados no competitivos.


La discriminación estadística


Por otro lado, la teoría de la discriminación estadística plantea que, debido a la asimetría de información, los empleadores van a tomar las resoluciones de contratación en función de las peculiaridades medias observables del conjunto al que pertenece el futuro empleado, no de las peculiaridades personales de los individuos. Esto supone una primera diferencia con la teoría precedente, en tanto que no se discrimina a un conjunto en conjunto, sino más bien a los individuos que ciertamente se distancian de las peculiaridades medias de tal conjunto.A modo de ejemplo, frente a la existencia de una plaza libre el empresario desea llenarla con el empleado que resulte más productivo, si en sus pre-concepciones (objetivas o bien subjetivas) comprende que las mujeres jóvenes presentan mayores probabilidades de desamparar el puesto por razones de maternidad, va a preferir contratar hombres, si bien no todas y cada una de las mujeres tomen la opción de tener hijos.


El modelo básico es el presentado por Edmund Phelps en “The Statistical Theory of Racism and Sexism”, donde el empleador solo cuenta con información procedente de una prueba yundefined, que procura reflejar el valor de la productividad qundefined. Por su parte hay una alteración indicada por uiundefined.

yi=qi+uiundefined

Suponiendo que el empleador asimismo cuenta con información sobre la etnia o bien el sexo por poner un ejemplo, y que el modelo de calificación (qi)undefinedde los empleados es el siguiente

qi=a+xi+?iundefined con xi=(-ß+?i)ci;ß>0undefined

donde ciundefined es una variable binaria que toma valor igual a uno cuando el empleado pertenece a la minoría que se quiere examinar y cero en otro caso. Acá xundefined representa la contribución de los factores sociales, que se supone de la ecuación precedente que se relacionan con la pertenencia o bien no a ciertos conjuntos. Las variables azarosas ?iundefinedy ?iundefinedson normales y también independientemente distribuidas con media cero.


Dejando que z=-ßciundefined y ?i=?i+?iciundefined, podemos redactar a yiundefinedy qiundefinedcomo

qi=a+zi+?iundefinedyi=qi+ui=a+zi+?i+uiundefinedEntonces se puede usar la información de la prueba yiundefinedpara pronosticar el grado de calificación de los posibles empleados con relación a la pertenencia o bien no al conjunto minoritario ciundefined, de manera que qi'=Var?iVar?i+Varui.yi'+VaruiVar?i+Varui.zi'+uiundefined

donde qi'undefined,yi'undefinedy zi'undefinedimplican desviaciones con respecto a sus medias.


En la medida que el empleador piensa que las condiciones sociales de medrar formando una parte de una minoría resulten desfavorables, esto es que zi'<0undefined , entonces es esperable hallar una menor predicción de la productividad de los trabajadores con un mismo resultado en la prueba (yi')undefined, lo que resultaría en discriminación estadística.


Un modelo alternativo es propuesto por Aigner y Cain. Asumiendo que el trabajo es el único factor de producción, que el output es fijo y que los costes y sueldos se determinan de forma exógena, las ganancias de los empresarios ?undefinedson únicamente dependiendo del trabajo.Indicando a la productividad como qundefined, y suponiendo una función útil de la forma

U(q)=a-bexp?(-cq)b,c>0undefinedya que se supone una distribución normal para qundefined, exp?(-cq)undefineddistribuye lognormal, con lo que la esperanza de la utilidad esE(U(q|y))=a-bexp?)+c^undefined/2Var(qResulta claro ver que la maximización del valor aguardado de la utilidad es equivalente a aumentar al máximo el logaritmo de dicha función, que por su parte es equivalente a aumentar al máximo el término )-kVar(qdónde k=c/2undefined. Apreciando a R=kVar(q|y)y), lo podemos interpretar como un factor de peligro.

Un empleador con dicha función útil decidirá contratar trabajadores del conjunto que maximice la productividad aguardada (E(q|y))y)), descontando el factor de peligro Rundefined. Este peligro puede estar dado por diferencias en la varianza de la distribución de qundefined, uundefined o bien las dos al unísono. Por su parte, los costos asociados a la diferencias en la varianza para diferentes conjuntos puede estar asociado a diferencias en el output en trabajos homogéneos o bien al costo de equivocaciones en la asignación de trabajadores a puestos de trabajos heterogéneos.


De esta forma, en la medida que el factor de peligro asociado a ciertos conjuntos sea mayor que en otros, por servirnos de un ejemplo en la manera de una mayor varianza de qundefined, vamos a estar en presencia de discriminación salarial.


El modelo de la concentración


El tercer modelo se fundamenta en la segregación ocupacional, que implica la concentración de un determinado conjunto (por poner un ejemplo las mujeres) en determinadas ocupaciones. Las razones que puedan llevar a esa concentración son diferentes. Una de las teorías justifica la concentración debido a la relevancia de los conjuntos de trabajo en la productividad, suponiendo que por los vínculos que se desarrollan en el sitio de trabajo ciertos hombres pueden sentirse incómodos con la presencia de mujeres, lo que reduciría su productividad. Por lo tanto, para acrecentar la productividad y las ventajas los empresarios segregan a los hombres de las mujeres. Por otro lado, otra explicación se encuentra en los prejuicios sobre la productividad de las mujeres, lo que conduce a que empresarios de ciertas ocupaciones no contratarían a este conjunto por sus ideas preconcebidas.


La idea es que cuando existen mercados segregados, el total de las mujeres se concentra en un número reducido de ocupaciones. Esta gran concentración de la oferta laboral produce que los sueldos sean menores con relación al de las ocupaciones típicamente masculinas. En los dos casos se supone igual productividad de los conjuntos, y que el factor trabajo es retribuido conforme a su productividad marginal, sencillamente, como las mujeres se concentran en un menor número de ocupaciones, la oferta laboral en tales ocupaciones es grande con relación a la demanda, lo que produce sueldos inferiores con relación a los hombres.


Si ocurriera un cambio cultural o bien legal, que produjese que las ocupaciones ya no estuvieran segregadas, las mujeres se desplazarían a las ocupaciones típicamente masculinas de mayores retribuciones. Este incremento de la oferta reduciría los sueldos de dichas ocupaciones al unísono que los aumentaría en las ocupaciones típicamente femeninas (debido a un descenso de la oferta laboral en tales ocupaciones). Con este cambio las mujeres saldrían como ganadoras y los hombres como perdedores del descenso de la concentración ocupacional. No obstante, la economía en conjunto saldría ganando debido a que se reduciría la pérdida de eficacia que implica la segregación.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 81 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Igualdad salarial (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas