ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Fondo soberano de inversión (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Fondo soberano de inversión (wikinfo) 


wikiLa mayor una parte del capital de muchos fondos soberanos procede de las ventajas resultantes de la explotación de materias primas. En previsión del agotamiento de las reservas de hidrocarburos, estados como Noruega o bien los EAU han asegurado su porvenir reinvirtiendo las ventajas generados.

Un fondo soberano de inversión (del inglés: Sovereign Wealth Fund, expresión acuñada en dos mil cinco por Andrew Rozanov) o bien FSI, es un vehículo de inversión de propiedad estatal que controla una cartera de activos financieros nacionales y también internacionales. Por lo general, el capital procede de la exportación de materias primas, como gas o bien petróleo y sus inversiones se componen de bonos, acciones, derivados financieros, si bien asimismo cuentan con inversiones de otro tipo, como propiedades inmobiliarias. A raíz de la contracción del crédito producido por la crisis de dos mil siete, los FSI han adquirido fama mediática en los rescates de esenciales conjuntos bancarios cotizados en Wall Street como Citigroup o bien Merrill Lynch, sacando a la luz sus copiosos recursos financieros. El más grande, el Abu Dhabi Investment Authority (ADIA), maneja activos estimados en dólares americanos 875.000 millones, cerca de tres veces el Producto Interior Bruto suizo en dos mil siete. La toma de situaciones en campos considerados estratégicos -como el bancario- y la opacidad de su administración preocupa a ciertos gobiernos y organismos internacionales, que comienzan a limitar y regular el margen para maniobrar de los FSI.


Atendiendo a la definición de la Comisión Europea y conforme múltiples especialistas, la distinción entre FSIs y otros fondos de propiedad estatal como fondos de pensiones o bien de reservas internacionales es difícil, puesto que todos son controlados por los bancos centrales, sirven como instrumento de trasferencia de renta intergeneracional y salvo por los fondos de pensiones, se prevé usarlos como estabilizador en el caso de dificultades coyunturales.


Se ha intentado distinguir los FSI de los fondos de reservas internacionales, basándose en la tendencia de los primeros a aumentar al máximo el beneficio a largo plazo y el empleo frecuente de los últimos como instrumento de política monetaria en un corto plazo. La línea de separación no obstante, es difusa, puesto que la posesión de activos enormemente líquidos -de manera fácil convertibles en dinero- es común en los FSI y otros fondos de pensiones como forma de diversificar el peligro. Además de esto, muchos FSI no tienen una meta declarado, y en ciertos casos, incluso cuando lo tienen pueden presentar comportamientos poco online con exactamente los mismos. Generalmente se sospecha (se teme) que los FSI son un instrumento político más que un instrumento financiero, y por consiguiente que sus criterios de inversión están marcados más por los intereses del gobierno que lo tiene que por metas financieras.


Sin embargo, pese a la sospechosa naturaleza de los FSI, no se han dado escándalos significativos -toma de control de "vencedores nacionales" y/o su traslado al país del fondo- temidos por gobiernos occidentales. Sí se han dado casos, como apunta The Economist (publicación conocido como la Sagrada Escritura del liberalismo), de limitaciones precautorias a las inversiones los FSI, como la negativa de EE.UU. a una compañía controlada por el FSI dubaití Investment Corporation of Dubai a la administración de los puertos de la ciudad de Nueva York, Nueva Suéter, Filadelfia, Baltimore, Nueva Orleans y Miami. O bien mucho ya antes, cuando en mil novecientos ochenta y siete el gobierno de Margaret Thatcher forzó a KIA a vender más de la mitad del veintidos por ciento de participación que el fondo kuwaití había adquirido en British Petroleum. Conforme The Economist:


El fallo más frecuente es meditar que los FSI son producto solamente de la explotación de recursos naturales, aunque la mayor parte se ajusta a este patrón. Específicamente el sesenta y dos por ciento de los fondos estudiados por el Sovereign Wealth Fund Institute (SWFI) se fundamentan en gas y petróleo.


Los fondos soberanos provocan cierta falta de confianza en los circuitos financieros y en ciertos gobiernos debido a la cuantía de sus inversiones -que a veces acarrea asimismo la toma de control de esenciales empresas y bancos- y a los procedimientos poco trasparentes en su administración, como la carencia de un reporte anual o bien de criterios conocidos de inversión. Por otra parte, no todos y cada uno de los fondos de inversión de propiedad estatal cumplen con el estereotipo (instrumento financiero con finalidades políticas a cargo de gobiernos poco democráticos). Muchos fondos son propiedad de gobiernos occidentales y su capital procede de cotizaciones pensionísticas.Otro elemento que se supone común a los FSI y que los diferencia de otros fondos es la opacidad en torno a su tamaño auténtico, sus criterios de administración y sus planes para el futuro. Realmente, el grado de trasparencia cambia mucho en los FSI. El más transparente indudablemente es el Government Pension Fund of Norway, más conocido por sus iniciales GPF, conocido por retirar inversiones en empresas que no cumplían con los estándares éticos del fondo como la fabricación de armamento o bien haber ocasionado daños al medio ambiente. Otros, como el China Investment Corporation (CIC) o bien el mayor del planeta, el Abu Dhabi Investment Authority (ADIA), consiguen una puntuación baja (respectivamente 1 y cuatro en una escala de diez) en el Índice de Trasparencia de dos mil ocho del SWFI, una corporación dedicada al estudio de los fondos soberanos. Informaciones como el tamaño de los fondos o bien la carencia de auditorías externas independientes conocidas son ciertas faltas más en lo que se refiere a trasparencia por la parte de los FSI. En el mes de septiembre de dos mil ocho, veintiseis fondos soberanos se adhirieron en S. de Chile a un código de conducta voluntario redactado en cooperación con el FMI; el que recomienda eludir inversiones en "ámbitos sensibles" mas no fuerza a descubrir su tamaño, ni sus pretensiones con respecto a las compañías controladas.

Edificio Chrysler, en nuestros días propiedad de ADIA. Las inversiones en un largo plazo, por poner un ejemplo en el campo inmobiliario, forman una parte esencial de los activos de ciertos FSI.

La mayor una parte de los fondos de los FSI proceden de la acumulación de divisas -procedan de la exportación de petróleo o bien de cualquier otra mercadería o bien servicio- guardadas y gestionadas por los bancos centrales. Anteriormente, estas reservas estaban compuestas por oro o bien activos de manera fácil convertibles en oro, generalmente libras esterlinas y después, dólares americanos estadounidenses, puesto que los bancos centrales de R. Unido y USA fueron en su tiempo los mayores poseedores de reservas auríferas, con las que respaldaban el valor de su moneda. Este sistema, conocido como Patrón oro, tuvo vigencia hasta mil novecientos catorce y tras la Segunda Guerra Mundial, fue afianzado en los Pactos de Bretton Woods que garantizaban la convertibilidad del dólar en oro hasta mil novecientos setenta y tres. Desde entonces el dólar ha continuado siendo la divisa más esencial, en la que se fundamentan las reservas internacionales de los bancos centrales. Conforme las reservas han ido medrando, se ha alterado la forma de invertirlas, pasando de deuda pública a otros valores más rentables -y peligrosos- como la renta variable. Para esto se han creado en exactamente los mismos bancos centrales, entidades dedicadas a la inversión de una parte de estos activos.


Si bien el término Sovereign Wealth Fund data de dos mil cinco, los primeros automóviles de inversión que el día de hoy podemos llamar como fondos soberanos se producen en la década de mil novecientos cincuenta, aunque hay un precedente, la Caisse des Dépôts et Consignations francesa creada en mil ochocientos dieciseis. En general se estima que el primero fue el Kuwait Investment Authority (KIA), creado en mil novecientos cincuenta y tres para administrar la riqueza generada por el petróleo. Curiosamente, Kuwait todavía no se había independizado del R. Unido. En mil novecientos cincuenta y seis, le prosigue Kiribati, asimismo dependiente entonces del R. Unido, con la creación del Revenue Equalization Reserve Fund de Kiribati, cuya fuente de financiación era un impuesto sobre la exportación de fosfatos, generados desde excrementos de pájaro. Otros fondos esenciales se crearon durante las próximas décadas, en especial en los años mil novecientos setenta con los shocks petrolíferos de mil novecientos setenta y tres y mil novecientos setenta y nueve, cuando ciertos gobiernos deciden aprovechar la circunstancia para crear una suerte de "cuenta de ahorro", que administrase los ingresos expepcionales. En mil novecientos noventa, Noruega hace lo propio en previsión de las mermantes reservas petrolíferas del Mar del Norte. Singapur, a través del Government of Singapore Investment Corporation (GIC) en mil novecientos ochenta y uno comienza a administrar las reservas internacionales provenientes de su superávit comercial; seguramente ha servido de modelo para los fondos soberanos de Corea del S. y China, asimismo sin dependencia del petróleo, fundados a fines de los noventa y en la década de dos mil -no es coincidencia que esto ocurra tras la crisis asiática de dos mil siete, ocasionada por la carencia de reservas internacionales- cuando se genera un bum en el nacimiento de fondos soberanos y el fenómeno comienza a percibir la atención de los medios y los especialistas, si bien hasta 2007/2008 han pasado parcialmente inadvertidos. A fines de dos mil ocho, la idea de crear uno o bien múltiples FSI a cargo de gobiernos europeos o bien de la propia UE comienza a tomar forma, y a pesar de las renuencias de ciertos gobiernos como el alemán, el presidente francés Nicolás Sarkozy anuncia la creación de un FSI francés para financiar proyectos renovadores y para eludir la adquisición de empresas galas por extranjeros.


Por ejemplo, los hedge funds o bien fondos de inversión libre, con un patrimonio menor a nivel del mundo, han recibido considerablemente más atención.El ápice de la fama de los FSI se ha alcanzado en dos mil ocho, con la entrada en el capital de UBS, Merrill Lynch, Citigroup, la adquisición del Manchester City o bien del edificio Chrysler. Se espera que conforme las contrariedades del credit crunch pongan en contrariedades a más empresas -de forma especial a bancos- y el barril de petróleo prosiga en máximos históricos, o bien por sobre los cien dólares americanos , la repercusión de los fondos soberanos en la economía internacional proseguirá medrando. En dos mil ocho, el SWFI estimaba su tamaño en unos tres,8 billones de dólares americanos, cifra superior al Producto Interior Bruto de Alemania en dos mil siete o bien más de un par de veces el Producto Interior Bruto de España para exactamente el mismo año.

Costes del petróleo desde mil ochocientos sesenta y uno hasta dos mil siete, en términos nominales y reales (ajustados por la inflación).En dos mil ocho, el costo superó los cien dólares americanos , alcanzó un máximo histórico tanto real, como nominal, lo que ha provocado la acumulación de ingentes reservas por la parte de los fondos soberanos de los países exportadores de petróleo.

Según estimaciones del dos mil ocho, los FSI suponían en torno a tres,8 billones de dólares estadounidenses, con crecimientos de 2 dígitos de año en año y previsiones de lograr más de diez billones en el dos mil doce. La cantidad actual supone más o menos un dos por ciento del total de valores negociados a nivel del mundo, sobre otros instrumentos, como los hedge funds, mas muy bajo los más de dieciocho billones que manejan los fondos comunes o bien de los veinte billones que manejan los fondos de pensiones.


Algunas magnitudes interesantes, además del valor absoluto de los fondos, son la proporción en comparación con Producto Interior Bruto y con respecto a las reservas internacionales. La primera señala qué esencial es el fondo con relación a el tamaño de la economía nacional. ADIA, el kuwaitíKIA, el cataríQIA y el GIC de Singapur lideran el ranking en este aspecto.


Por otra parte, la proporción FSI/reservas internacionales es una medida de la agresividad de la inversión, puesto que los FSI suponen una inversión más peligrosa -y aparentemente considerablemente más rentable- que la acumulación de divisas. ADIA (veintinueve con cinco veces), el irlandés NPRF (treinta y seis con seis) o bien el noruego GPF (siete veces el valor de las reservas amontonadas por el banco central) son ciertos más esenciales. China, Rusia o bien Corea del S., incluso teniendo FSI de determinada magnitud, presentan comportamientos más conservadores, y destinan a sus FSI entre el diez y el veinte por ciento del valor de sus reservas internacionales.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 68 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Fondo soberano de inversión (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas