ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Estado del bienestar (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Estado del bienestar (wikinfo) 


Interpretaciones


Se comprende por Estado del bienestar, como término general, uno en el que corresponde al Estado o bien a la Sociedad aceptar la responsabilidad del bienestar social y económico de sus miembros. Esta responsabilidad es entendida en general como comprensiva y universal, pues «bienestar» es un término extenso que se aplica a todos.Adicionalmente, para ciertos, tal bienestar es un derecho.A pesar de que la propuesta original en ese sentidose fundamentaba en el simple razonamiento que dirigir posibilidades como derechos ciudadanos o bien de los habitantes sería más simple y de menor costo que administrarlos de alguna otra forma, el discute a este respecto se extendió a examinar otros muchos aspectos y fundamentos de los derechos sociales, con mucha repercusión de la obra seminal de Beatrice Webb,debate que por último dio origen, por la parte del sociólogo Thomas H. Marshall,al término de «ciudadanía social», que sugiere que el término de ciudadanía debe comprenderse como implicando derechos.En la actualidad, la mayor parte de esos razonamientos se fundamentan en la sugerencia rawlasiana de la Justicia como equidad.


Para otros, tal derecho no existe como tal, sino más bien hay un deberya sea del Estado, la sociedad o bien sus miembros ?la llamada responsabilidad social?que puede o bien no concebirse como manada o bien fundada así sea en el término de bien común.o en la responsabilidad moralo en el término legal de obligación conjunta derivada de un hipotético contrato social.que, por su parte, puede o bien no ser explícito en una Constitución(ver asimismo Interés público).


Sin embargo, para otros, el tema no trata de principios, sino más bien de objetivos: el propósito del Estado no puede ser otro que fomentar el Interés público o bien «social» o bien «común» de forma práctica.Además, siempre y en todo momento conforme Suárez, incluye la posibilidad de conseguir recursos terrenales para una existencia digna del hombre,mientras que John Locke arguye que: «El fin del gobierno es el bien de la humanidad», en «Chapter XIX: “Of the Dissolution of Goverment”, en Second Treatise of Government; y James Madison agrega: «El bien público, el auténtico bienestar de la enorme masa del pueblo, es el propósito a ser perseguido; y ninguna forma de gobierno en lo más mínimo tiene otro valor que el adecuarse al logro de ese objetivo».Así, se sugiere, si fuera el caso que los gastos que el sistema implica son de beneficio a la sociedad en conjunto, semejantes gastos serían extensamente justificados.Desde este punto de vista, los gastos de «bienestar» pueden ser considerados no solo gastos de «buen funcionamiento» de la sociedad, sino más bien asimismo como inversión social,pudiendo ser vistos no solo como incrementando la cohesión social sino más bien asimismo la productividad común.Adicionalmente se aduce que semejantes gastos pueden implicar un ahorro o bien minoración de costos, así sea para conseguir recursos y servicios de interés generalo que los gastos sociales son más efectivos y cuestan menos que otras medidas de reducción de inconvenientes sociales, por poner un ejemplo, delincuencia,etc. A extremis, esta visión puede ser concebida como utilitaria, con una concepción de la sociedad como conjunto de interés: sería, se puede aducir, más efectivo y eficaz gastar en temas sociales que quitar o bien supervisar los inconvenientes que de otra forma se multiplicarían(Ver asimismo anomia). No obstante, y pese a que tal percepción facilita y ordena el alegato político-social con relación a los gastos sociales, en la medida que centra la atención en ventajas comunes fomentando al tiempo el desarrollo de técnicas y conceptos útil socialse ha aducido, en contra, que esta aproximación depaupera la visión tanto académica como social.


Lo precedente da origen a 3 interpretaciones primordiales sobre la idea de Estado del bienestar:



  • Estado del bienestar como término general, conforme al que los miembros de una sociedad tienen la expectativa lícita de que la sociedad, el gobierno o bien el Estado los apoye, así sea por lo general o bien en instantes de necesidad, o bien la expectativa real de que se favorecerán de los sacrificios comunes y del progreso social. En esta visión general, tal expectativa es considerada bien un derecho de los ciudadanos o una obligación o bien objetivo social.


  • Estado del bienestar como el sistema en el que el Estado como tal acepta la responsabilidad por el bienestar de los ciudadanos. Determinados ejemplos de este modelo del Estado del bienestar se fundamentan en una «red o bien sistema de seguridad», con provisiones meridianamente acotadas.


  • Estado del bienestar puede identificarse con sistemas generales de bienestar social. En muchos «Estados» del bienestar, el bienestar no se da actual o bien únicamente por el Estado, sino más bien por una combinación de servicios independientes, voluntarios, mutualistas y gubernativos. En algunos casos de esta clase, el Estado o bien gobierno actúa como organizador de las provisiones y al tiempo como distribuidor de último recurso. En otros, el Estado puede delegar la provisión de servicios a caridades, organizaciones sociales o bien privadas (apoyándolas financieramente); en este último caso, ciertos autores emplean el término «sociedad del bienestar».

Criterios de comparación


Deborah Mitchellidentifica 5 aproximaciones primordiales a esos estudios comparativos:



  • Comparaciones de políticas: equiparar los términos explícitos sobre los que se plantea y toma acción. Briggs se centra en el origen y evolución histórica del término del bienestar tanto en Europa como en los E.U.. Vegetación y Heindenheimer, desde semejantes desarrollos, plantean que frecuentemente tal desarrollo, pese a las diferencias ideológicas, etcétera, tiene sitio durante líneas similares


  • Comparaciones de ingresos: semejantes ingresos son los recursos económicos dedicados a los sistemas de beneficencia.Maynard sugiere 2 sistemas básicos: pago por medio de impuestos (pago obligatorio) y pago por medio de sistemas de seguros (pago voluntario). Wilensky muestra que el nivel de semejantes gastos depende eminentemente de la estructura social (incluyendo edad) de la población y de la duración de implementación del sistema como tal.


  • Comparaciones de productos: diferentes Estados incorporan reglas y mecanismos diferentes. Esping Andersen emplea semejantes diferencias para establecer un sistema de clasificación relacionado con la entrega de servicios concretos y asunciones generales.


  • Comparaciones de servicios. Mediante la consideración de la entrega de servicios y beneficios: qué hacen, de qué forma se financian, quién los controla, etcétera


  • Comparaciones de resultados: se ha aducido -desde este punto de vista- que lo que importa sobre estos sistemas no es lo que se procura o bien cuál es el proceso, sino más bien si la población se favorece o bien no en consecuencia. Esta es la base del trabajo realizado por el Luxembourg Income Study cuando examinó y equiparó los servicios de asistencia social en diferentes países.

Es usual oír decir que hay un solo modelo social europeo, como contraposición al modelo social existente en los USA. La verdad es que la realidad es considerablemente más compleja. Existen realmente diferentes modelos sociales (esto es, Estados del bienestar) dentro de la Unión Europea. Pese a que cada país tiene unas peculiaridades propias, se pueden distinguir 4 modelos distintos:



  • El modelo norteño, de Dinamarca, Noruega, Islandia, Finlandia, Suecia y Países Bajos.
  • El modelo continental, de Austria, Bélgica, Francia, Alemania y Luxemburgo.
  • El modelo anglosajón, de Irlanda y R. Unido.
  • El modelo mediterráneo, de Grecia, Italia, Portugal y España.
Reducción en la pobreza de los diferentes modelos sociales europeos.

El modelo nórdico


Como se puede observar en el gráfico, presenta el nivel más alto de protección social y su característica primordial es la provisión universal basada en el principio de ciudadanía, esto es, que hay un acceso más extendido, con menos condiciones, a las posibilidades sociales.


En lo que se refiere al mercado de trabajo, estos países se identifican por esenciales gastos (relativos) en políticas activas con el propósito de la reinserción veloz en el mercado de trabajo de los desempleados. Se caracterizan asimismo por un gran número de trabajos públicos. Los sindicatos tienen una elevada afiliación y un esencial poder de resolución lo que provoca una baja dispersión de los sueldos (una distribución más equitativa de la renta).


El modelo norteño se caracteriza asimismo por una elevada cuña fiscal.


Características del modelo nórdico


Los países norteños son estados pequeños, parcialmente homogéneos en concepto de etnicidad y religión, de larga tradición democrática, de respeto por los derechos humanos y de estado de derecho.Entre mil ochocientos setenta y mil novecientos dieciocho tuvo lugar la abolición del trabajo de menores, pensiones para personas adultas pobres, seguros de peligros profesionales, fondos para seguro de enfermedad. Entre mil novecientos diecinueve y mil novecientos cincuenta se generó una esencial extensión de los derechos sociales, el movimiento obrero tuvo un papel esencial logrando la extensión de relaciones laborales autónomas, a través de pactos entre patrones y sindicatos, una tasa alta de organización de todos y cada uno de los asalariados, incluyendo mujeres. Una cooperación eficaz entre los líderes de clases sociales y el nuevo conjunto de «ingenieros sociales» que se unieron a los partidos socialdemócratas. El universalismo es una de las primordiales peculiaridades del modelo norteño, así como la financiación por impuestos, la provisión pública de trasferencias y servicios, énfasis en los servicios sociales personales, provisiones de alta calidad y tasas de compensaciones altas y también igualitarias.


El modelo continental


Es afín al norteño mas con una mayor proporción de gastos orientados a las pensiones. Se fundamenta en el principio de «asistencia» (ayuda) y «sécurité sociale» (sistema de seguros), con en un sistema de subsidios parcialmente no condicionado a la permeabilidad (por servirnos de un ejemplo en Francia, donde existen subsidios cuyo único requisito es tener más de veinticinco años. No obstante, otros beneficios dependen de contribuciones voluntarias a sociedades así sea estatales, mutualistas o bien privadas de seguros).


En lo que se refiere al mercado de trabajo, las políticas activas son menos esenciales y pese a que los sindicatos tienen una afiliación bajísima, estos tienen un esencial poder de resolución en las negociaciones colectivas.


Otro elemento esencial del modelo continental son los subsidios por invalidez.


El modelo anglosajón


Este modelo está caracterizado por una previsión o bien medidas precautorias menores que otros modelos y por una asistencia social de tipo último recurso más esencial (las ventajas dependiendo en una parte de ahorros, etcétera. Los subsidios se dirigen en mayor medida cara la población en edad de trabajar y los jóvenes (por servirnos de un ejemplo, cada familia recibe una asignación por hijo, que se convierte en «ingreso mínimo» a los dieciseis años a quienes sigan estudiando), y en menor medida cara las pensiones. El acceso a los subsidios está condicionado en mayor medida a la empleabilidad (por poner un ejemplo, se condicionan los subsidios a que la persona haya trabajado previamente o bien esté buscando empleo).


En lo que se refiere al mercado de trabajo, los gastos en políticas activas ?de promoción de trabajos, educación y calificación de trabajadores?son parcialmente esenciales. No obstante, medidas de Seguridad Industrial son menores que otros modelos y los sindicatos tienen un menor poder de participación en resoluciones así sea gubernativos o bien patronales.Esta es una de las razones por las cuales estos países tienen una mayor dispersión de la renta y un mayor número de trabajos con bajos sueldos.


Sin embargo, el modelo anglosajón está considerado uno de los más eficaces ?solo superado por el nórdico? en lo relacionado con reducción de la pobreza y en fomentar incentivos para trabajar, lo que, conforme a ciertos, lo hace preferible pues sus mejores resultados en materia de empleo lo hacen más sustentable financieramente en un largo plazo.


El modelo mediterráneo


Este modelo corresponde a los países que han desarrollado un Estado del bienestar más de manera tardía (años setenta y ochenta). Se trata del modelo social con menores gastos y está con fuerza basado en las pensiones y en unos gastos de asistencia social bajísimos. Existe en estos países una mayor segmentación de los derechos y estatus de las personas que reciben subsidios, que se refleja en un acceso muy condicionado a las posibilidades.


La característica primordial del mercado del trabajo es una fuerte protección del empleo (no confundir con protección del trabajador o bien subsidio de desempleo) y el recurso a la jubilación adelantada como forma de mejora del empleo. Los sindicatos tienen una presencia esencial asegurada por la extensión de los pactos alcanzados en negociaciones colectivas alén de la presencia real de los sindicatos. De nuevo, esto tiene como resultado una menor dispersión en los sueldos que en el modelo precedente.

Eficacia de los gastos sociales en los diferentes modelos sociales.Como se puede observar, hay una relación inversa entre protección al empleo y número de trabajadores que reciben subsidios de desempleo.

La primera pregunta a la que hay que contestar cuando se pretende valorar los diferentes modelos sociales europeos es qué criterios usar. Los 3 criterios empleados por Boeri (dos mil dos) y Sapir (dos mil cinco) son:



  • La reducción de la pobreza.
  • La protección contra los peligros del mercado de trabajo.
  • Las recompensas por la participación al trabajo.

La reducción de la pobreza


El gráfico de la derecha muestra la reducción en las desigualdades tras tener en cuenta los impuestos y las trasferencias, o sea, exactamente en qué medida cada modelo social reduce la pobreza sin tomar en consideración la reducción de esta provocada por los impuestos y las trasferencias. Normalmente, la capacidad de reducción de la pobreza está on-line con la talla del Estado del bienestar: a mayor proporción del Producto Interior Bruto dedicado a los gastos sociales, mayor reducción de la pobreza. No obstante, otro aspecto a tener en consideración es ver si ciertos modelos son más eficaces en la reducción de la pobreza que otros. Por esto se comprende que con un menor gasto social se logre una mayor reducción de la pobreza.


En este caso, el gráfico de la derecha muestra que los modelos anglosajón y norteño son más eficaces que el continental y mediterráneo, mas sobre todo muestra que el continental es el menos eficaz. Dado su elevado gasto social, se aguardaría una mayor reducción de la pobreza que la que logra este modelo. Obsérvese como el modelo anglosajón se halla sobre la línea trazada, señalando que reduce más de lo aguardado (teniendo presente el resto de modelos) la pobreza. En cambio el modelo continental se halla bajo la línea y más distanciado que el modelo mediterráneo, señalando que es el que menos reduce la pobreza dado su gasto social.


Protección contra los peligros del mercado de trabajo


La protección contra los peligros del mercado de trabajo puede ser, generalmente, de 2 tipos:



  • Mediante regulación del mercado de trabajo (lo que se conoce con el nombre de protección del trabajo); esencialmente, con el aumento de los costos de despido para las compañías.
  • Mediante seguros de desempleo, que en un caso así resguardan al trabajador desempleado y se acostumbra a financiar a través de impuestos a los trabajadores con empleo.

Como se observa en el gráfico, hay un claro trade-off (palabra usual en la jerga económica que significa sacrificar algo por lograr otro objetivo) entre estos 2 instrumentos de protección del mercado de trabajo; obsérvese de qué forma se podría trazar una línea de media con pendiente negativa. Como se observa, los diferentes países europeos han elegido diferentes medidas de protección (se observan diferentes puntos en el gráfico). En esta elección, las diferencias se pueden resumir de la próxima forma:



  • Los países mediterráneos prefieren una mayor protección del trabajo, al tiempo que un número muy reducido de sus trabajadores reciben subsidios de desempleo.
  • Los países norteños, en cambio, resguardan poco al trabajador, mas, no obstante, la mayoría de sus trabajadores en situación de desempleo reciben subsidios.
  • Los países continentales presentan un nivel tenuemente más elevado de las dos variables que la media europea.
  • Los países anglosajones fundamentan su protección en los subsidios de desempleo, con un nivel muy reducido de protección del trabajo.

La evaluación de las dos medidas de protección es difícil. Por lo general, hay un acuerdo entre economistas en que la protección del trabajo produce ineficiencia en las empresas: pues las compañías no pueden despedir a los trabajadores de manera libre, quizás decidan no despedir pese a no precisar a semejantes trabajadores, dañando su eficacia. No existe tal acuerdo en lo que se refiere a si la protección del trabajo produce un mayor desempleo que la protección del trabajador.


Las recompensas por la participación al trabajo

Tasa de empleo y cota de desempleo en todos y cada modelo social. Véase definición en el texto (puesto que no es la frecuente en las estadísticas laborales).

Los incentivos al trabajo y las recompensas por la participación al trabajo de cada modelo se pretenden examinar mediante lo que se define como ratio de empleo por población, como en el gráfico adjunto.Allá se equiparan los diferentes conjuntos de países mediante 2 tasas definidas particularmente con este objeto: una tasa de empleo (entendida como el porcentaje de trabajadores ocupados sobre la población en edad laboral) y una cota de desempleo (entendida como el porcentaje de trabajadores desempleados sobre la población en edad laboral). Hay que tener en consideración que las tasas usadas en este gráfico se han calculado no en concepto de población activa (pues en un caso así sumarían siempre y en toda circunstancia cien, siendo sus la población ocupada y la población en paro 2 únicos componentes) que es la forma frecuente de publicarlas en las estadísticas que miden la estructura laboral de la población; sino más bien en concepto de población en edad laboral (diferente conforme las legislaciones de cada país, mas frecuentemente entre dieciseis y sesenta y cinco años). La forma más frecuente de llamar la relación entre población activa y población en edad laboral es «tasa de incorporación».


La llamada Estrategia de Lisboa de la UE estableció en dos mil uno que la tasa de empleo de los países de la Unión Europea debería lograr por lo menos el setenta por ciento para el año dos mil diez.


En este caso, el gráfico muestra que son los países del modelo norteño y anglosajón los que tienen una mayor tasa de empleo al tiempo que los continentales y mediterráneos tienen una tasa de empleo bajo el objetivo de Lisboa.


Eficiencia y equidad

Clasificación de los diferentes modelos sociales europeos con relación a su eficacia y equidad.

A modo de evaluación general, los modelos sociales de los diferentes géneros de Estado del bienestar se han valorado en función de 2 criterios:


Como se observa en el gráfico, el mejor modelo dependiendo de la combinación de estos 2 criterios es el norteño. El modelo continental tiene menor eficacia, al paso que el modelo anglosajón tiene menor equidad. El modelo mediterráneo es inferior en los dos aspectos.


Algunos economistas estiman que entre el modelo continental y el anglosajón es este último el preferible, pues sus mejores resultados en materia de empleo lo hacen más sustentable financieramente en un largo plazo, al paso que el nivel de equidad depende de las preferencias de cada país (Sapir, dos mil cinco). Otros economistas estiman que el modelo continental no puede considerarse peor que el anglosajón pues este asimismo es el resultado de las preferencias de sus ciudadanos (Fitoussi et al., 2000; Blanchard, dos mil cuatro).


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 135 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Estado del bienestar (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas