ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Deuda externa (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Deuda externa (wikinfo) 


Para otros usos de este término, véase Deuda (desambiguación).wikiMapa de países por reservas en moneda extranjera y oro menos la deuda externa sobre la base de datos de dos mil diez la CIA Factbook.

La deuda externa es la suma de las deudas que tiene un país con entidades extranjeras. Se compone de deuda pública (la contraída por el Estado) y deuda privada (la contraída por empresas y particulares).


La deuda externa respecto a otros países, generalmente se da por medio de organismos como el FMI o bien el Banco Mundial.


El primordial razonamiento a fin de que un país contraiga una deuda es que en teoría deja preservar los recursos propios y percibir recursos extraños para explotar, procesar o bien generar nuevos recursos y servicios. No obstante, se vuelve un inconveniente cuando dicho dinero no se emplea en aquello para lo que fue pedido, cuando se emplea de forma ineficiente o bien cuando las condiciones de devolución se endurecen así sea por incumplimientos precedentes del deudor o bien por presiones externas para alterar la política económica.


En mil novecientos setenta y tres el coste del petróleo se multiplicó por 4. Los países productores ganaban enormes cantidades de dinero, y bancos privados asistieron a estos países con géneros de interés exageradamente bajos. El sesenta por ciento de los créditos fueron a países depauperados. En el caso de Latinoamérica, múltiples países de la zona se hallaban bajo regímenes dictatoriales, que contrajeron deuda de forma irresponsable o bien deliberada.


A finales de mil novecientos setenta y nueve sucedieron 4 hechos perjudiciales para estos países:



  1. Subieron los modelos de interés (se multiplicaron por 4 desde finales del año mil novecientos setenta hasta principios del año mil novecientos ochenta), lo que precipitó la crisis de la deuda del año mil novecientos ochenta y dos, que se manifestó fuertemente en los países sudamericanos. En ese instante, se promovió la adquisición de nuevos préstamos para hacer frente al pago de deudas inestimables, provocando a causa de esto la catástrofe económica de esa década y la multiplicación de la deuda.
  2. Se apreciaba con fuerza el dólar.
  3. Cayó el comercio mundial y se desdeñaron las exportaciones del Sur que no eran petróleo.
  4. Se comenzaron los planes de ajuste estructural.

Se llegó entonces a una situación, que en sentido metafórico explicaba el analista Ignacio Ramonet, en la que los países del Tercer Planeta invertían más dinero en devolver los intereses de esa deuda que en su desarrollo:


Entre otras causas, la fuga de capitales privó a estos países de una fuente de ahorro interno indispensable para el impulso del propio desarrollo.


La progresiva aparición de cada vez más y más países lastrados por su enorme deuda ocasionó a fines del siglo veinte una progresiva conciencia en muchos campos sociales de la necesidad de la condonación de la deuda externa a los países del tercer planeta inútiles de pagarla. Esta idea ha encontrado una fuerte resistencia entre los ámbitos políticos más conservadores de los países desarrollados, que no se resignan a perder el dinero prestado.


Aunque no es usual, múltiples países han conmutado a otros su deuda (total o bien parcialmente), por norma general por estar el país reconstruyéndose tras una guerra, una catástrofe o bien tras una investigación sobre su economía.


En España, conforme la Red Ciudadana por la Abolición de la Deuda Externa, la deuda era de sesenta y ocho millones de dólares americanos en mil novecientos setenta. En una década, la deuda medró hasta quinientos setenta y siete mil millones de dólares estadounidenses, si bien todavía era asumible si se hubiesen mantenido los términos en los que fue contratada.


En los años ochenta, recordados como la década perdida para el desarrollo, la deuda se transformó en inestimable y alcanzó semejantes proporciones que se transformó en uno de los primordiales obstáculos para el progreso. En esa década, los países en desarrollo pagaron una factura del orden de un billón trescientos mil millones de dólares americanos en término de pago del servicio de la deuda.


Con el inconveniente de la deuda externa tras la macro campaña de presión emprendida entre mil novecientos noventa y ocho y dos mil ha pasado algo semejante a lo sucedido con el 0,7 por ciento . Los logros logrados, muy parciales y más dirigidos a lavar la imagen frente a la opinión pública que a una reforma de calado, han provocado una mezcla de escepticismo y resignación entre la ciudadanía.


Por otro lado, tras el atentado del once de septiembre a las Torres Gemelas de la ciudad de Nueva York, la circunstancia internacional en la que E.U. aspira a fortalecer su hegemonía ha diluido la visibilidad del inconveniente de la deuda externa. Asimismo existe la opinión de que la condonación de la deuda a medio o bien aun en un corto plazo sería inútil, puesto que las naciones volverían a endeudarse. Como se ha comentado más arriba, conforme la opinión de Marc Reffinot algo similar ya sucedió en la década de los treinta y, a pesar de ello, se olvidó unos cuarenta años después./P>

Sin embargo, nuevos enfoques como el análisis de la deuda ecológica del Norte con el Sur se han ido incorporando como una parte de un argumentario más extenso que conecta con la sostenibilidad medioambiental y la demanda de cambios en la globalización, con movimientos sociales cada vez menos estancos y más interconectados.


En todo caso, perduran diferentes organizaciones que se han constituido en observatorios de vigilancia y examinan de cerca el estado de la cuestión, que dista mucho de haberse solucionado. En el caso de España, a fines de enero de dos mil tres, Cáritas, Oxfam Intermón y el Observatorio de la Deuda en la Globalización presentaron en la ciudad de Porto Alegre un informe con propuestas para avanzar denunciando "la parálisis" del ejecutivo de España dado este tema.


Según el especialista Jesús Barcos:


También el Papa Juan Pablo II atacó la deuda aseverando entre otras muchas cosas:


(Alegato del Papa en la asamblea con la delegación de Jubileo dos mil, veintitres de septiembre de mil novecientos noventa y nueve).

Deuda odiosa

Existe asimismo el término de Deuda aborrecible, aplicado por vez primera en mil ochocientos noventa y ocho para establecer como ilícita la deuda que Filipinas tenía con España, cuando España había sido derrotada y perdido su colonia en frente de E.U..


La doctrina de deuda aborrecible quiere decir que un pueblo no es quien se encarga de la deuda en que hayan incurrido gobernantes impuestos por la fuerza. Esta doctrina está presente en la discusión de la deuda externa de ciertos estados donde la deuda externa ha sido engrosada por dictaduras y gobiernos no representativos, con fines de enriquecimiento personal o bien corporativo, o bien para la opresión social y política. Tal es el caso en la República Argentina.


En mil novecientos veintisiete, Alexander Sack, maestro de derecho internacional, definía en estos términos la deuda execrable:


El economista Jeff King, después de aclarar que no es "su" definición sino más bien un resumen de todo lo que leyó sobre la deuda execrable o bien aborrecible, la define con precisión:


A partir de los años noventa medró a escala internacional un esencial movimiento en favor de la abolición de la deuda externa, ligado al ascenso del movimiento antiglobalización. Uno de sus instantes culminantes fue a lo largo de la cima del G8 de Birmingham en mil novecientos noventa y ocho. Desde ese momento la abolición de la deuda ha estado presente en las actividades del movimiento antiglobalización y en el Foro de discusión Social Mundial. En dos mil ocho, diez años tras la cima de Birmingham, como cómputo de la trayectoria del movimiento, la autora y activista antiglobalización Esther Vivas apuntó que: “las quejas contra la deuda lograron ciertos avances, singularmente, en el terreno de lo simbólico y en la percepción que la sociedad tenía de esta problemática. En los países acreedores, se propagaron las causas y las consecuencias de su pago y los vínculos con la pobreza. Al tiempo que en los países deudores, se puso énfasis en la responsabilidad de las instituciones internacionales en la generación y el mantenimiento de esta deuda. No obstante, en el terreno institucional, alén de situar la cuestión de la deuda en la agenda política, los cambios logrados fueron poquísimos."


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 149 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Deuda externa (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas