ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Crisis económica de 1993 en España (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Crisis económica de 1993 en España (wikinfo) 


Datos macroeconómicos
EspañaAñoPIBDesempleo1990+3,8 por ciento 16,1 por ciento 1991+2,5 por ciento 16,93 por ciento 1992+0,9 por ciento 20,3 por ciento 1993-uno con tres por ciento 23,9 por ciento 1994+2,4 por ciento 24,1 por ciento 1995+2,8 por ciento 22,9 por ciento 1996+2,4 por ciento 22,1 por ciento 1997+3,9 por ciento 20,6 por ciento

A principios de la década de mil novecientos noventa los países desarrollados se vieron perjudicados por una crisis económica y financiera producido por el estallido de la burbuja inmobiliaria en el país nipón, en mil novecientos noventa, y agravada con las tensiones del costo del petróleo causadas por la Guerra del Golfo, que afectaron a la inflación.


Los efectos de esta crisis tardaron en llegar a España, merced al volumen de inversión pública entre mil novecientos noventa y mil novecientos noventa y dos para preparar al país para grandes acontecimientos como la Exposición Universal de mil novecientos noventa y dos, en Sevilla (incluyendo las infraestructuras del Nuevo Acceso Ferroviario a Andalucía, NAFA, y su extensión como línea AVE la villa de Madrid-Sevilla y la autovía la capital de España-Sevilla), los Olimpiadas de Barna mil novecientos noventa y dos o bien el proyecto Hispasat. Tras este enorme esmero inversor del Gobierno de Felipe González, las cuentas públicas registraban altos niveles de deuda, y debido a la finalización de estas obras y proyectos, se agudizó el incremento del desempleo, ya por sí grande por el efecto de la recesión.


En el segundo trimestre de mil novecientos noventa y dos el PIB de España padeció una contracción del uno con uno por ciento . El desarrollo del Producto Interior Bruto se sostuvo en tasas negativas o bien nulas hasta el tercer trimestre de mil novecientos noventa y tres, con un incremento del 0,9 por ciento .


La crisis se vio agravada por su coincidencia con la peor sequía del siglo veinte en España, que alcanzó sus instantes más graves en mil novecientos noventa y cinco.Este periodo de falta de lluvia afectó sobre todo a la mitad sur de la península, singularmente a Andalucía, donde se llegaron a padecer cortes de suministro de agua en un esencial número de ayuntamientos, y enormes pérdidas en el campo agrario.


En ese día, el Gobierno de España se vio obligado a desvalorizar nuevamente la peseta, esta vez en un ocho por ciento . Fue la tercera depreciación en nueve meses. Las precedentes se habían producido el dieciseis de septiembre de mil novecientos noventa y dos, en un cinco por ciento y el veintiuno de noviembre siguiente en un seis por ciento . La primera de estas devaluaciones tuvo lugar en el llamado "Miércoles negro", el día en el que el R. Unido, Italia y Portugal asimismo desvalorizaron sus monedas, y los 2 primeros países debieron retirar sus monedas del Mecanismo Europeo de géneros de cambio.


Las autoridades económicas y monetarias españolas procuraron proteger a toda costa el valor de la peseta en los mercados monetarios, lo que se saldó con una pérdida de reservas de tres,2 billones, según las cifras oficiales del Banco de España. Asimismo en ese día, el INE (Instituto Nacional de Estadística) publicó la Encuesta de Población Activa, referida al primer trimestre de mil novecientos noventa y tres. En España había tres.300.270 parados, lo que quería decir que desde mil novecientos noventa y uno, año en el que se generaron los primeros síntomas de crisis, la economía de España había perdido setecientos cincuenta trabajos. Además de esto, la tasa de paro alcanzada ubicaba a España a la cabeza de los países de la CEE en número de parados sobre la población activa, y el Instituto Nacional de Estadística comunicó ese aciago "Jueves negro" que la inflación, a pesar de la recesión, no cedía.


La crisis tenía, además de esto un rasgo propio y alarmante: el déficit público superaba por esas datas los diecisiete billones de pesetas, cuando lo previsto para todo el año era de catorce billones. Para financiar los orificios, el Estado se había gastado más de quince billones de pesetas o bien, lo que es exactamente lo mismo, siete.037 millones de pesetas día tras día desde el 1 de enero.


En mil novecientos noventa y cuatro el desempleo alcanzó su valor máximo, un veinticuatro con uno por ciento , desde entonces el uso empezó su restauración.


España dejó atrás la recesión en mil novecientos noventa y cuatro con un desarrollo del dos,4 por ciento del Producto Interior Bruto, que proseguiría con una cantidad del dos,8 por ciento en mil novecientos noventa y cinco. En estos un par de años se crearon cuatrocientos puestos y el desempleo bajó hasta el veintidos por ciento .


Pese a todo, los inconvenientes no habían terminado, el Gobierno debía enfrentarse a una nueva adversidad: los gastos de la Seguridad Social, que costeaban las pensiones, el desempleo y la sanidad. En mil novecientos noventa y cinco, por vez primera, el sistema de Seguridad Social de España entró en déficit al registrar más gastos que ingresos. Para solventar este inconveniente, el seis de abril de mil novecientos noventa y cinco el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados aprobó el Acuerdo de Toledo, que incluía una serie de reformas en el sistema de Seguridad Social, incluyendo una propuesta a fin de que la sanidad pública dejase de ser financiada con el dinero de las pensiones y pasara a correr al cargo de los Presupuestos Generales del Estado.


El veintiseis de octubre de mil novecientos noventa y cinco el Congreso no logra aprobar los Presupuestos Generales del Estado para mil novecientos noventa y seis. Convergencia y Unión rompió el acuerdo de legislatura que tenía con el Partido Socialista Obrero Español y votó contra los Presupuestos. Al perder la confianza de la Cámara, Felipe González se vio obligado a adelantar las elecciones generales, que fueron fijadas para el tres de marzo de mil novecientos noventa y seis. Los Presupuestos no fueron aprobados y por lo tanto se prorrogaron los del año precedente.


La crisis de la Seguridad Social proseguía en mil novecientos noventa y seis. El Acuerdo de Toledo no entraría en vigor hasta mil novecientos noventa y siete y para entonces ya era demasiado tarde. A pesar de que en mil novecientos noventa y seis se registró un incremento del Producto Interior Bruto del dos,4 por ciento y se crearon prácticamente quinientos mil de trabajos, la Seguridad Social seguía con pérdidas. En el mes de diciembre de mil novecientos noventa y seis el recién escogido Gobierno de José María Aznar recurrió a la financiación privada para costear la paga extra de Navidad de los pensionistas.


En mil novecientos noventa y siete, se creó el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, previsto en el Acuerdo de Toledo, para resguardar dentro de lo posible el sistema ante situaciones de complejidad y en el que se iría amontonando el superávit que registrase la Seguridad Social. El Acuerdo de Toledo entró en vigor y la Seguridad Social vio aliviado su cómputo, pues ya no debía hacerse cargo de la sanidad pública, que hasta ese momento suponía el quince por ciento de sus gastos.


A partir de mil novecientos noventa y seis, la economía de España gozó de una etapa de prosperidad a nivel económico ininterrumpida que duró más de diez años, con tasas de desarrollo siempre y en toda circunstancia superiores a las de la media europea. El cambio de modelo económico fue desarrollado por Rodrigo Rato, ministro de Economía del PP. En contraste a los programas de fuerte inversión pública del precedente Gobierno, el Partido Popular hizo un plan de privatizaciones de empresas públicas (Argentaria, Telefónica, Endesa, Repsol entre otras muchas), y la creación de empleo se basó en el ámbito de la construcción y sus industrias auxiliares, lo que animó a estimular el endeudamiento privado y la especulación inmobiliaria, causas primordiales de la crisis económica de dos mil ocho.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 61 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Crisis económica de 1993 en España (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas