ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Corralito (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Corralito (wikinfo) 


Para otros usos de este término, véase Corralito (desambiguación).wikiEl presidente De la Rúa (al frente, derecha), y su ministro de Economía Domingo Cavallo (a la izquierda), diciembre de dos mil uno.

En Argentina se llamó corralito a la limitación de la libre predisposición de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas bancarias y cajas de ahorros impuesta por el gobierno radical de Fernando de la Rúa el tres de diciembre de dos mil uno, y que se extendió por prácticamente un año cuando se anunció oficialmente el dos de diciembre de dos mil dos la liberación de los depósitos retenidos. Más tarde y debido a la popularidad que adquirió el término, este se comenzó a utilizar en todos y cada uno de los países de habla castellana para hacer referencia a la inmovilización de los depósitos efectuada por el gobierno de cualquier país.


El objetivo que se perseguía con estas limitaciones era eludir la salida de dinero del sistema bancario, procurando eludir de esta manera una ola de pavor bancario y el colapso del sistema. Conforme Domingo Cavallo, al cargo del Ministerio de Economía, esta medida era positiva de cara a conseguir un mayor empleo de los medios de pago electrónico, eludiendo de este modo la evasión impositiva y provocando la bancarización de la población.


El corralito desencadenó poquitos días después la llamada crisis de dos mil uno que llevó a la renuncia del presidente De la Rúa y a una situación de disolución y también inestabilidad social y política que se extendería a lo largo de múltiples años.


El término fue acuñado por el cronista económico argentino Antonio Laje en el año dos mil uno, cuando tenía una columna económica en el programa de Daniel Hadad. El cronista procuró resaltar a través de una analogía la manera en que el Gobierno limitaba una de las libertades esenciales de los usuarios de cualquier sistema bancario: la de poder sacar sus fondos del sistema en cualquier instante.


La recesión más prolongada de la historia argentina se comenzó a mediados de mil novecientos noventa y ocho, al final del segundo orden de Carlos Saúl Menem. El veinticuatro de octubre de mil novecientos noventa y nueve, la fórmula de la Coalición encabezada por Fernando de la Rúa y Carlos Álvarez, venció al binomio peronistaEduardo Duhalde - Ramón Ortega, y fueron proclamados Presidente y Vicepresidente de Argentina.


El Gobierno de Menem dejó un elevado déficit fiscal, de siete trescientos cincuenta millones de pesos en mil novecientos noventa y nueve, con lo que de la Rúa tomó severas medidas de ajuste con el propósito de sanear las finanzas, considerando siempre y en toda circunstancia como base esencial de su programa económico el mantenimiento a rajatabla de un género de cambio estáticamente anclado al dólar estadounidense llamado convertibilidad.

Reproducir contenido multimediaLópez Murphy anuncia un ajuste del gasto público por dos.000 millones de dólares americanos que incluía un recorte del cinco por ciento a las universidades públicas.

El peso de la deuda externa ahogaba al Gobierno y aumentaba el déficit fiscal. Los bancos tenían una enorme exposición con el Gobierno nacional, y la duda de que el Estado entrase en suspensión de pagos, nutría la posibilidad de una corrida bancaria. En el último mes del año de dos mil, el ministro de economíaJosé Luis Machinea negoció un bulto de salvataje de cerca de cuarenta cero millones de dólares americanos (llamado “Blindaje”), que aplazaba pagos de capital y también intereses a efectos de calmar la situación financiera del Estado y recobrar la confianza.


Pocos meses después el programa de Gobierno descubrió resultados deficientes, sumado a que la minoración de sueldos que aguzan el cuadro regresivo. El estallido de la burbuja “punto com” en el tercer mes del año del año dos mil repercutió en un aumento de las tasas de financiación (que llegaban al catorce por ciento anual en dólares americanos) agudizando todavía más la crisis económica, lo que se tradujo en una menor colecta de impuestos y en un aumento incesante del déficit fiscal, ya de por si acaso alto. El Gobierno por su parte procuraba bajar el déficit incrementando impuestos y recortando servicios sociales, lo que por su parte producía mayor recesión y un incremento en el déficit, que había de ser cubierto con más deuda y mayores recortes. Las dudas sobre la capacidad de pago del país y sobre la continuidad de la convertibilidad empezaron a reflejarse en una creciente fuga de depósitos bancarios.


A pesar de la medida, en el tercer mes del año de dos mil uno empezó la fuga de depósitos de los bancos. En el mes de enero de dos mil uno había depósitos por US dólares americanos ochenta y cinco cero millones. Para marzo se habían perdido más de cinco cero millones. Tras el distanciamiento ese mes de José Luis Machinea del Ministerio de Economía, se nombró al hasta ese momento ministro de defensaRicardo López Murphy que duró apenas un par de semanas en el puesto debido al anuncio de una serie de medidas antipopulares, que forzaron al presidente a pedirle la renuncia al cargo. En este contexto, el viejo ministro de Carlos Menem y “padre de la Convertibilidad”, Domingo Cavallo, quien disfrutaba en ese instante de un fuerte apoyo de los medios, fue llamado a ponerse al frente del Ministerio de Economía.


En junio de dos mil uno, el Gobierno de De la Rúa solicitó ayuda complementaria al FMI (Fondo Monetario Internacional) y a los bancos privados para reducir la presión de la deuda externa efectuando el llamado "Megacanje" por US dólares americanos veintinueve quinientos millones. No obstante, la recesión y la fuga de capitales prosiguieron a ritmo acelerado, con el agravante auxiliar del descontento provocado por las medidas de ajuste que formaban una parte de las condiciones pedidas por el Fondo Monetario Internacional a cambio de su ayuda.


El Gobierno siguió con una serie de medidas procurando contener la situación. De esta forma, en el mes de julio sancionó la Ley veinticinco y cuatrocientos cincuenta y tres de "Déficit Cero", en el mes de agosto la Ley veinticinco y cuatrocientos sesenta y seis de "Intangibilidad de los depósitos" cuyos 2 primeros artículos establecían:


Artículo 1°: Todos y cada uno de los depósitos así sean en pesos, o bien en moneda extranjera, a plazo fijo y a la vista, captados por las entidades autorizadas para marchar por el Banco Central de la República Argentina, conforme a las previsiones de la Ley veintiuno y quinientos veintiseis y sus modifícatorias, quedan comprendidos en el régimen de la presente ley.Dichos depósitos son considerados intangibles


Artículo 2°: La intangibilidad establecida en el artículo 1º consiste en: el Estado nacional en ningún caso, va a poder trastocar las condiciones pactadas entre el/los depositantes y la financiera, esto significa la prohibición de intercambiarlos por títulos de la deuda pública nacional, o bien otro activo del Estado nacional, ni prorrogar el pago de exactamente los mismos, ni trastocar las tasas pactadas, ni la moneda de origen, ni remodelar los vencimientos, los que operarán en las datas establecidas entre las partes.


Pero la profundidad de la crisis hizo que todos y cada uno de los indicadores cayesen de forma brusca en el segundo semestre. En el mes de octubre, el desempleo fue récord: cuatro con ocho millones de desocupados, representando a un dieciocho con tres por ciento de la población activa. Considerando a los subocupados, la cantidad llegaban al treinta y cuatro con seis por ciento de la población activa. La deuda pública llegaba a ciento treinta y dos cero millones de dólares americanos. Los datos de noviembre, anteriores al estallido de la crisis eran asoladores, con caídas del once,6 por ciento en la industria; dieciocho con uno por ciento en la construcción, veintisiete con cinco por ciento en la industria automotriz, etcétera El peligro país fue el más alto de la historia, cinco mil puntos básicos. La fuga de depósitos de cinco mil quinientos cuarenta y tres millones de pesos/dólares, la mayor salida mensual de depósitos de toda la historia Argentina.

Artículo principal: Crisis de diciembre de dos mil uno en Argentina

Ante el aumento del retiro de fondos de los bancos, en el mes de noviembre los depósitos habían caído a US dólares americanos sesenta y siete millones, el Gobierno publicó entonces, con data tres de diciembre de dos mil uno, el decreto 1570/2001, que establecía prohibiciones para las entidades y para el público.

Manifestación contra el "corralito" en la ciudad de Buenos Aires, dos mil dos.

Prohibiciones para las entidadesEditar



  1. No van a poder efectuar operaciones activas llamadas en pesos, ni intervenir en el mercado de futuros o bien opciones de monedas extranjeras, ni arbitrar directa o bien de manera indirecta con activos a plazo en pesos. Las operaciones actuales van a poder transformarse a dólares estadounidenses estadounidenses a la relación prevista en la Ley de Convertibilidad N.º veintitres y novecientos veintiocho, con el permiso del deudor.
  2. No van a poder ofrecer tasas de interés superiores por los depósitos llamados en pesos, con respecto a las que ofrezcan por los depósitos llamados en dólares americanos estadounidenses. Las operaciones actuales van a poder transformarse a moneda extranjera, a petición de sus titulares, a la relación prevista en la Ley de Convertibilidad N.º veintitres y novecientos veintiocho.
  3. No van a poder cobrar comisión alguna por la conversión de los pesos que reciban para efectuar cualquier clase de transacción, depósito, pago, trasferencia, por dólares americanos estadounidenses a la relación prevista en la Ley de Convertibilidad N.º veintitres y novecientos veintiocho, ni en las operaciones de conversión de dólares estadounidenses estadounidenses por pesos, siempre y cuando cualquiera de dichas operaciones se cursen por medio de cuentas abiertas en financieras.

Prohibiciones para el públicoEditar



  1. Los retiros en efectivo que superen los doscientos cincuenta pesos ( dólares americanos doscientos cincuenta) o bien doscientos cincuenta dólares americanos estadounidenses (US dólares americanos doscientos cincuenta) a la semana, por la parte del titular, o bien de los titulares que actúen en forma conjunta o bien indiferente, del total de sus cuentas en todos y cada financiera.
  2. Las trasferencias al exterior, con salvedad de las que correspondan a operaciones de comercio exterior, al pago de gastos o bien retiros que se efectúen en el exterior por medio de tarjetas de crédito o bien débito emitidas en el país, o bien a la cancelación de operaciones financieras o bien por otros conceptos, en este último caso, sujeto a que las autorice el Banco Central de la República Argentina.

Objetivos perseguidosEditar


Los objetivos eran eludir la extracción masiva de depósitos bancarios y la especulación sobre una posible salida de la convertibilidad. Teniendo esto en mente, el Gobierno de De la Rúa-Cavallo efectuó una jugada agobiada para detener la amenaza de un crack bancario, imponiendo una retención forzada de los depósitos y la pretendida “bancarización” de todas y cada una de las transacciones, a través del empleo de la tarjeta de débito.


ConsecuenciasEditar


Al limitar con brusquedad la liquidez monetaria estas medidas ahogaron todo movimiento económico, paralizando el comercio y el crédito, rompiendo las cadenas de pago y ahogando a la “economía informal o bien no formal” de la que depende la subsistencia rutinaria de una porción significativa de la población.

Una queja contra bancos en el dos mil dos.

La tensión social se acrecentó con la medida, que resultó ser sumamente impopular para los ciudadanos, sobre todo los pertenecientes a la clase media.


Tras la caída de De la Rúa, Adolfo Rodríguez Saá acepta como presidente y declara el default de la deuda pública de la Argentina, la mayor suspensión de pagos de un estado en la historia. Mas como Rodríguez Saá tampoco deseó desamparar la convertibilidad y hacer recaer el costo sobre las personas de clase media y baja de Argentina, fue obligado a renunciar de forma rápida.


Debido a su negativa a desamparar la convertibilidad, el Gobierno de Rodríguez Saá duró solo una semana y el tres de enero de dos mil dos aceptó como presidente Eduardo Duhalde.


Entretanto, daba comienzo una infrecuente corrida bancaria cara el vecino Uruguay: miles y miles de argentinos cruzaron a retirar su dinero, depositado en un sistema bancario más liberal y que jamás pesificó depósitos. Mas esta corrida, de múltiples meses de duración, acabaría siendo una de las causas de la crisis bancaria de dos mil dos en Uruguay.


Al aceptar, Eduardo Duhalde aseguró que "... serán respetadas las monedas en que fueron pactados originalmente los depósitos (...) el que depositó dólares americanos va a recibir dólares estadounidenses...el que depositó pesos va a recibir pesos.".

Eduardo Duhalde

El seis de enero de dos mil dos, el Gobierno de Duhalde decreta la Ley de Urgencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario que deroga la convertibilidad y pesifica los créditos concedidos por el sistema de finanzas.Con data nueve de enero de dos mil dos, el Gobierno publica el Decreto 71/2002 que establece el nuevo género de cambio oficial en uno con cuarenta pesos por dólar estadounidense. También, el convocado decreto regula la pesificación de las deudas de las personas físicas y jurídicas conforme al esquema de cambio de un peso ( dólares americanos 1) = un dólar estadounidense (US dólares americanos 1) y sosteniendo el resto condiciones originariamente pactadas.


El corralito no estropeaba el activo de los depositantes argentinos, puesto que sostenía su valor (1 peso = 1 dólar), el corralón, en cambio, si lo hacía, violando la ley veinticinco y cuatrocientos sesenta y seis ya antes citada. Si bien años después, la corte suprema acreditaría esta medida.


El mismo nueve de enero, el Gobierno regula el convocado decreto a través de la Resolución 6/2002 del Ministerio de Economía, que establecía la reprogramación de los depósitos en cajas de ahorros, cuentas bancarias y en plazos fijos conforme a un cronograma en función de los montos depositados.


Posteriormente, con data tres de febrero del mismo año, el Gobierno decreta el Decreto n.º 214/2002 llamado de “Reordenamiento del Sistema Financiero” que dispuso:



  1. A partir de la data del presente Decreto quedan transformadas a pesos todas y cada una de las obligaciones de dar sumas de dinero, de cualquier causa o bien origen —judiciales o bien extrajudiciales — expresadas en dólares estadounidenses estadounidenses, o bien otras monedas extranjeras, existentes a la sanción de la Ley n.º veinticinco y quinientos sesenta y uno y que no se encontraran ya transformadas a pesos.
  2. Todos los depósitos en dólares estadounidenses estadounidenses o bien otras monedas extranjeras existentes en el sistema de finanzas, van a ser transformados a pesos a razón de pesos uno con cuarenta centavos ( dólares americanos uno con cuarenta) por cada dólar estadounidense, o bien su equivalente en otra moneda extranjera. La entidad de finanzas cumplirá con su obligación devolviendo pesos a la relación indicada.
  3. Todas las deudas en dólares americanos estadounidenses o bien otras monedas extranjeras con el sistema de finanzas, cualquiera fuere su monto o bien naturaleza, van a ser transformadas a pesos a razón de un peso por cada dólar estadounidense o bien su equivalente en otra moneda extranjera. El deudor cumplirá con su obligación devolviendo pesos a la relación indicada.
Una participante de la manifestación golpea con un plato la protección metálica del frente de una sucursal bancaria a lo largo de una queja de ahorristas.

Estableciéndose de esta forma la llamada “pesificación asimétrica” en la que las deudas con el sistema de finanzas fueron pesificadas a razón de un peso por dólar, mas los depósitos en moneda extranjera fueron reconocidos por las entidades de finanzas a razón de dólares americanos uno con cuarenta = US dólares americanos 1, cero. La diferencia fue reconocida por el Gobierno nacional con un bono que se le entregó a los bancos para compensar dicha “asimetría”. Siguientes modificaciones dejaron una conversión de deudas en moneda extranjera más extensa, produciendo una esencial licuefacción de pasivos de empresas, financiadas por el Gobierno nacional.


El corralito concluyó oficialmente el dos de diciembre de dos mil dos, cuando el Ministro de Economía Roberto Lavagna anunció la liberación de los depósitos retenidos por en torno a veintiuno.000 millones de pesos. La medida fue acompañada por controles cambiarios, por los que no se dejó a nadie o bien empresa adquirir más de cien dólares americanos.


Con data veintiocho de diciembre de dos mil seis la Corte Suprema de Justicia de la Nación acreditó la pesificación y reprogramación de los depósitos, ordenando para un caso la devolución de los fondos a razón de dólares americanos uno con cuarenta por dólar depositado más la inflación minorista que hubo en el periodo más una tasa de interés anual del cuatro por ciento , sentando de este modo jurisprudencia a este respecto que favorecería a los ahorristas que todavía tienen juicios pendientes. El resultado de esa cuenta lanza una cantidad de dólares americanos tres,08 por dólar.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 105 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Corralito (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas