ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Burbuja financiera e inmobiliaria en Japón (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Burbuja financiera e inmobiliaria en Japón (wikinfo) 


Durante la década de los ochenta el país nipón tuvo un elevado superávit comercial, que fue empleado por los bancos para la adquisición de tierra y acciones. Los costos de semejantes activos empezaron a medrar de forma increíble. El mercado inmobiliario hacía medrar el mercado de valores, y estos, por su parte, provocaban el desarrollo de los activos inmobiliarios. La mecánica del proceso consistía en valorizar las acciones de una compañía determinada desde sus propiedades inmobiliarias, y esa revalorización se empleaba para adquirir más bienes raíces. A lo largo del periodo de alegría, la masa monetaria medró a un ritmo de nueve por ciento anual.


Los datos que reflejan el levanta de costes de los activos inmobiliarios y bursátiles son tan espectaculares que ciertos analistas deben insistir en que son determinados frente a la incredulidad del lector:


La burbuja inmobiliaria


En el periodo mil novecientos cincuenta y cinco-mil novecientos ochenta y nueve el valor de los bienes raíces nipones se había multiplicado por setenta y cinco, y suponían el veinte por ciento de la riqueza mundial, más o menos veinte billones de dólares americanos, un valor equivalente a 5 veces el territorio completo de USA, país que contaba con una extensión veinticinco veces mayor. Solo el ambiente metropolitano de Tokyo tenía exactamente el mismo valor que todo U.S.A., y un distrito de la capital (Chiyoda-ku) calidad más que nada Canadá. Si se hubiese vendido el Palacio Imperial de Tokyo, se habría conseguido el equivalente al valor de todo el estado de California. Los mil novecientos noventa campos de golf de el país nipón doblaban el valor de la capitalización de la bolsa australiana.


La burbuja bursátil


Dada la interconexión de los valores inmobiliarios con las acciones de las compañías, estas asimismo padecieron un proceso de revalorización. El valor de las acciones de la bolsa nipona se multiplicó por cien en el periodo mil novecientos cincuenta y cinco-mil novecientos noventa. Una sola empresa nipona (Nomura Securities) calidad más que todas y cada una de las casas de bolsa norteamericanas. En el último mes del año de mil novecientos ochenta y cuatro el índice Nikkei alcanzó los once y quinientos cuarenta y dos puntos. En el mes de diciembre de mil novecientos ochenta y nueve, ya había alcanzado los treinta y ocho y novecientos quince puntos. Tras el estallido de la burbuja, en el mes de junio de mil novecientos noventa y dos, el Nikkei había caído hasta los quince y novecientos cincuenta y uno puntos. Generalmente, se piensa hoy en día que los altos valores bursátiles escondían una bajísima rentabilidad de las compañías.


Entre principios de mil novecientos ochenta y ocho y agosto de mil novecientos noventa el Banco Central de el país nipón, frente al peligro inflacionista de la economía y la devaluación del yen frente al dólar decidió acrecentar el género de interés bancario, que pasó del dos con cinco por ciento al seis por ciento . Los costes de las acciones padecieron un fuerte descenso (entre enero de mil novecientos noventa y agosto de mil novecientos noventa y dos el índice nikkei perdió un sesenta y tres por ciento de su valor) y los costes de los bienes raíces cayeron. Puesto que las acciones tenían como garantía los bienes raíces, el sistema de finanzas entró en una grave crisis. Al instante en que la burbuja especulativa reventó se le conoce como colapso de la burbuja (??,hokai?).

Economía del Japón

En distintos estudios se ha tratado de aclarar las razones que llevaron a una sólida economía como la nipona a una crisis de semejantes dimensiones.


Cuando la burbuja reventó, muchos creían que el país nipón había adelantado a los E.U., y se había transformado en la primera superpotencia económica. Tras la Segunda Guerra Mundial el país nipón ensayó un desarrollo excepcional. En el periodo mil novecientos cincuenta y cinco-mil novecientos setenta y dos la economía japonesa medró una media del diez por ciento anual. De mil novecientos setenta y cinco a mil novecientos noventa el desarrollo fue más moderado, mas incluso de este modo alto: un cuatro por ciento . Desde mil novecientos noventa, el desarrollo se atascó en un 1 por ciento .


El modelo económico nipón explicaba, a ojos de los occidentales, la prosperidad del país asiático. Paradójicamente, este modelo fue, conforme ciertos analistas, el autor de la crisis. La economía nipona estaba con fuerza influida por los valores culturales del confucianismo, el taoísmo y el budismo. El paternalismo capitalista, la edad como paradigma de la autoridad, la tradición de acuerdo en la toma de resoluciones que afectan a la economía nacional, el proteccionismo económico vinculado a un fuerte nacionalismo, la hiperregulación del mercado de trabajo y la identificación del trabajador con la compañía (que en las grandes corporaciones garantizaba el uso para toda la vida) habían garantizado un funcionamiento eficaz del sistema productivo.


Por otro lado, la estructura empresarial nipona no se parecía a la occidental. En el país nipón regía lo que se llamaba «el gobierno de las empresas» y el «sistema de un banco principal» (main bank system). Este último término hace referencia al entramado de los «keiretsus» (conjuntos empresariales) que de ordinario presentaban una estructura en cuya cúspide se hallaba una entidad de finanzas bajo la que se extendían una serie de empresas con participaciones cruzadas. Los «keiretsus» tenían como primordial defecto su escasa trasparencia financiera (lo que, según parece, sería determinante para la crisis siguiente). En lo que se refiere a «el gobierno de las empresas», se trataba de una fuerte correspondencia entre las esferas política, académica y empresarial, conforme la que el funcionamiento de la sociedad nipona, en sus campos, era garantizado por la elite empresarial con la anuencia del gobierno.


Otra de las peculiaridades de la economía nipona era su vocación exportadora, lo que dejó la entrada de enormes cantidades de capital exterior en forma de beneficios. La exuberancia de riqueza fue asimismo determinante para explicar el levanta de costes del periodo mil novecientos ochenta-mil novecientos noventa. Conforme informes del Banco de Japón otros factores que catalizaron la burbuja fueron el incremento de la demanda, la relajación de la política monetaria y la desmedida demanda de residencia por motivos de tipo fiscal.


Algunos analistas niegan que el impacto de las ventajas producidos por las exportaciones fuera el auténtico causante de la burbuja. Conforme esta corriente de análisis, las compañías exportadoras fueron parcialmente independientes del "banco primordial", y para entonces el «main bank system» había variado su estructura: la mayoría de las entidades había dirigido sus actividades financieras cara el mercado interno, de forma casual, cara el campo de la construcción y de las compañías inmobiliarias. La fuerte dependencia del campo financiero de esas empresas explicaría el hundimiento siguiente de la banca nipona, tras la devaluación de los bienes raíces.


Como consecuencia de la crisis financiera se comenzó una recesión económica que aún seguía hoy. Al periodo se le conoce en nipón como década perdida (????10?,ushinawareta junen?).


El fenómeno del paro, nuevo en el país en razón del «gobierno de las empresas», apareció en la sociedad nipona. En el año dos mil dos, el desempleo era del cinco con cuatro por ciento . Debido a la pérdida de valor de los bienes raíces se generó un efecto riqueza negativo, que redujo de forma esencial el consumo. El costo de la residencia no volvería a elevarse hasta pasados 14 años, y lo haría un tímido 0,9 por ciento de media. El credit crunch consecuencia de la quiebra de numerosas entidades de finanzas aumentó las contrariedades de crédito y paralizó la economía


El arraigado sistema de recompensas de la sociedad japonesa se vio, del mismo modo, trastocado: a lo largo del periodo de alegría, la ingeniería financiera (zai-tekku) reemplazó los valores relacionados con el trabajo y la responsabilidad, creándose una espiral de avaricia y enriquecimiento veloz que descompuso ciertos principios rectores de la ética pública japonesa.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 390 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Burbuja financiera e inmobiliaria en Japón (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas