ıllı Dinero, Economía, Riqueza y Emprendedores (2018)

Portal wikinfo sobre dinero, economía, forex, bolsa, seguros, hipotecas, créditos, multiniveles y emprendedores

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Dinero, la Riqueza y el Éxito Personal:

ıllı Bolsa de comercio de París (wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

dinero, riqueza y emprendedores

salud  ıllı Bolsa de comercio de París (wikinfo) 


El hôtel de Soissons en el siglo XVIIEl hôtel de Soissons en mil setecientos treinta y cuatro, en el plano de Turgot

En el sitio aproximado donde está el día de hoy la Bolsa de comercio se hallaba ya antes el hôtel de Soissons que pertenecían, al comienzo del siglo XIII, a Jean II de Nesles. Al no tener herederos, cedió la propiedad en mil doscientos treinta y dos a San Luis, que lo ofreció a su madre, Blanca de Castilla, para hacer su vivienda. Felipe el Bello, que lo heredó, lo ofreció en mil doscientos noventa y seis a su hermano Carlos de Valois. La edificación, entonces, pasó al hijo de este, Felipe de Valois, quien lo cedió a Juan de Luxemburgo, hijo del emperador Enrique VII, emperador del Sagrado Imperio y mismo, rey Bohemia.


Su hija, Bona de Luxemburgo, heredera del inmueble en mil trescientos veintisiete, se casó con el príncipe Jean de Normandía, futuro rey de Francia bajo el nombre de Juan el Bueno. Su hijo, Carlos, lo cedió por su parte a Amadeo VI de Saboya en mil trescientos cincuenta y cuatro. Perteneció después a Luis, duque de Anjou y también hijo del rey Juan. Su viuda, María de Blois, lo vendió en mil trescientos ochenta y ocho a Carlos VI, que se lo ofreció a su hermano Luis, duque de Touraine y Orléans.


A instancias del confesor del rey Carlos VIII, Jean Tisseran, aquel creó en mil cuatrocientos noventa y ocho en parte del hôtel, un «couvent des filles repenties», al paso que el resto de las edificaciones se dividió entre el Condestable y el Canciller del duque de Orléans.


En mil quinientos setenta y dos, Catalina de Médici abandonó repentinamente el palacio de las Tullerías que hacía edificar y adquirió un edificio llamado Hôtel de Albret, compuesto por múltiples mansiones vecinas del convento al este. Se trasladó allá y empezó la construcción de lo que sería el Hôtel de la Reine. La suposición conforme la que una predicción sería la causa de este precipitado movimiento es la más generalmente admitida. Sin embargo es bastante difícil saber precisamente las razones.


La reina madre adquirió entonces desde mil quinientos setenta y dos las construcciones que rodeaban el hôtel de Albret para integrarlos en su vivienda. La propiedad resultante no fue incluso suficiente para sus necesidades, y consiguió el convento intercambiándolo por el de Saint-Magloire, otra propiedad que tenía en la rue Saint-Denis. El espacio de esta manera conseguido se transformó en el amplio jardín que se extendía hasta la rue de Grenelle (ahora rue Jean-Jacques Rousseau). El conjunto del proyecto fue confiado al arquitecto técnico Jean Bullant que se dedicó a él desde mil quinientos setenta y dos hasta su muerte en mil quinientos setenta y ocho. Más tarde se efectuaron en él a lo largo de años muchas mejoras, incluyendo en mil seiscientos once una precioso portada erigida por Salomon de Brosse. La columna astronómica estriada, asimismo llamada columna de Medicis, de treinta y uno metros de altura, que aún existe, es el único vestigio que queda de ese hôtel de la Reine. Fue erigida en mil quinientos setenta y cuatro en una de las esquinas del patio sur que se abría a la rue Deux-Écus (rue Berger). Su función precisa no se ha determinado jamás, mas podría haber sido empleada para las observaciones del astrólogo personal de la reina, el florentino Côme Ruggieri que sería el creador de la predicción que ya antes se mentó y que la llevó a desamparar las Tullerías.


En mil seiscientos uno, tras muchos inconvenientes hereditarios ocasionados por las deudas amontonadas por Catalina de Médicis, los herederos de la reina cedieron el hôtel a Catalina de Borbón, hermana de Enrique IV. A la muerte de esta, fue adquirido por Carlos de Borbón, conde de Soissons, que le dio su nombre. Este último murió en mil seiscientos doce y su esposa, Anne de Montafié, condesa de Soissons, siguió adquiriendo numerosas propiedades en torno al hôtel hasta mil seiscientos cuarenta y cuatro, cuando murió. El hôtel de Soissons presentaba entonces su aspecto y tamaño final. Después pasó a su hija, María de Francia, esposa de Thomas de Saboya, príncipe de Carignan. Su hijo Manuel Filiberto lo heredó, y después su sucesor, Víctor Amadeo de Saboya, príncipe de Carignan, en mil setecientos dieciocho.


Este último estableció en el hôtel, en mil setecientos veinte, la Bolsa de la ciudad de París. Arruinado por la ruina de Law, debió vender la propiedad en mil setecientos cuarenta. El preboste de la ciudad de París adquirió el terreno y destrozó las edificaciones en mil setecientos cuarenta y ocho. La columna, vendida separadamente, fue adquirida por Louis Petit de Bachaumont que entonces la donó a la urbe de París


Construcción de la Sala de granos

Nicolas Le Camus de Mézières, Plan de la encuentre aux blés, mil setecientos sesenta y tres.Grenier vouté de la Encuentre au blé avec son accès par l'escalier à double révolution.La Encuentre aux blés et son quartier en mil setecientos noventa y siete.

Felipe Augusto había establecido Les Encuentres de la ciudad de París —los mercados mayoristas— en los Champeaux: el trigo de las llanuras de Luzarches llegaba por carretera, y el de Brie en las embarcaciones que llegaban a Port au Blé, delante del Municipio de la ciudad de París. Mas siendo un distrito central por él bullía una incesante multitud que complicaba la entrega de granos. Para asegurar una mayor eficacia en el comercio de trigo —que formaba, en el siglo XVIII, el primordial objeto de estudio de los economistas— se previó edificar una nueva sala de granos o bien alhóndiga. Desde hacía tiempo, los terrenos del viejo Hôtel de Soissons, que avizoraban los acreedores del príncipe de Carignan, habían sido identificados como un sitio en especial conveniente para este empleo debido a su cercanía con el Sena, por donde circulaban las embarcaciones cargadas con el grano.


Los hermanos Bernard y Converses Oblin crearon una compañía con el apoyo del Supervisor General, Jean Moreau de Séchelles y del preboste, Pontcarré de Viarmes, pese a las objeciones del Parlamento de la ciudad de París. Los hermanos Oblin planeaban edificar una enorme sala cubierta, abrir calles en los aledaños y edificar allá edificios cuya renta financiaría la operación. Asimismo planificaron crear una estación fluvial en la llanura de Ivry.


Nicolas Le Camus de Mézières, arquitecto técnico y teorético, fue escogido para diseñar y edificar la sala y sus aledaños entre mil setecientos sesenta y tres y mil setecientos sesenta y siete. El terreno dibujaba un pentágono irregular. Los mercaderes estaban divididos sobre la manera que debía darse al edificio: ciertos preferían un «carreau» (rombo), donde la luz del día dejase juzgar la calidad de los productos, al tiempo que otros hacían hincapié en los beneficios de un edificio cubierto para resguardarse de la intemperie.Le Camus escogió un edificio de planta cancelar, de ciento veintidos m de circunferencia, horadado por veinticinco arcadas: la parte central se dejó abierta a la intemperie, mas 2 galerías concéntricas interiores, abiertas al patio interior con 24 arcadas y cubiertas con cúpulas que se apoyaban en columnas de orden toscano, formaban un cómodo abrigo.


Estas galerías cobijaban los locales de la policía, del control de pesos y medidas y de estadísticas. En el primer piso, se hallaban los amplios graneros cubiertos con cúpulas ojivales en ladrillo, que eran alcanzables a través de 2 preciosas escaleras en espiral, una de las que era de doble revolución, como la de Chambord, a fin de que el personal administrativo y los mercaderes no tuviesen que cruzarse con los porteadores.


El nuevo edificio fue muy admirado. Ilustraba las concepciones que comenzaban a surgir: la noción de monumento público, apartado y desconectado del tejido urbano (lo que, en un caso así, asimismo tenía el beneficio añadida de reducir el peligro de incendios); la adecuación entre la manera y la función. La sobriedad, la trasparencia, el juego de volúmenes que recordaba a la arquitectura gótica, que en ese instante comenzaba a ser admirada. Conforme Michel Gallet, este monumento racional, muy elegante, «fue acogido como el símbolo de un gobierno paternal y de una administración con visión de futuro, como un testimonio del celo municipal por el bien público. La actividad de la que era el teatro enseñaba a la gente que la exuberancia era la recompensa del trabajo» («fut accueilli comme le symbole d'un gouvernement paternel et d'une administration prévoyante, comme un témoignage du zèle municipal pour le bien public. L'activité dont elle était le théâtre enseignait au peuple que l'abondance est la récompense du travail».)


Se había pensado desplazar la columna astronómica de Ruggieri para ponerla el centro del edificio, mas se debió desamparar este proyecto. Por esta razón Le Camus se limitó a arreglar el monumento, mientras que agregó una fuente y un reloj de sol, desarrollado por el astrónomo Alexandre Guy Pingré, y la dejó en su sitio en las proximidades de la nueva edificación.


Alrededor de la sala de granos, se trazó una calle circular —la actual rue de Viarmes— de donde radiaban otras 5 vías que recibieron los nombres de los regidores y el de Oblin. Al norte, una pequeña plaza circular debía asegurar la articulación con la enorme plaza prevista en frente de la iglesia de San Eustaquio. El distrito fue construido con una espesa red de casas populares en torno a angostas vías.


Cubierta del patio interior

La Sala de granos tras los trabajos de Bélanger y Brunet (primera mitad del siglo XIX)La Sala de granos en 1838La Sala de granos tras los trabajos de Bélanger y Brunet (primera mitad del siglo XIX)

El patio interior fue dejado originalmente abierto, mas esto iba en menoscabo de la conservación de los granos. Entre septiembre de mil setecientos ochenta y dos y enero de mil setecientos ochenta y tres, los arquitectos Jacques-Guillaume Legrand y Jacques Molinos lo cubrieron una bóveda de carpintería, ejecutada por el carpintero André-Jacob Roubo, que probó las cualidades de la estructura de pequeña madera desarrollada por Philibert Delorme en el siglo XVI (mil setecientos ochenta y dos-mil setecientos ochenta y tres). Esta estructura constaba de espinas de planchas de pino separadas por chasis vidriados, cubiertas de cobre estañado y placas de plomo. Acababa a treinta y ocho m sobre el suelo y estaba coronada por una linterna de hierro, que se mienta en las Mémoires secrets de Bachaumont (diecisiete de noviembre de mil setecientos ochenta y tres) como «una de las mayores obras de cerrajería de este tipo», y rematada con una veleta y un pararrayos.


Este logro fue muy admirado, en especial por Thomas Jefferson, entonces embajador de USA en la ciudad de París. No vaciló en equipararla con la bóveda de la Basílica de San Pedro de la ciudad de Roma.Conforme Arthur Young, en Voyages en France:


La bóveda fue destruida por un incendio en mil ochocientos dos. Su reconstrucción, entre mil ochocientos seis y mil ochocientos once se hizo cargo al arquitecto técnico François-Joseph Bélanger y al ingeniero François Brunet. Era de hierro y estaba cubierta originalmente con láminas de cobre, que fueron sustituidas en mil ochocientos treinta y ocho por vidrios. El empleo del hierro y del cobre fue un trabajo vanguardista, que Victor Hugo, que la equiparó con una visera jockey, no apreciaba.


La bolsa de comercio

La Sala de granos en el tejido urbano en torno a mil ochocientos ochenta y cinco un poco antes de su rehabilitaciónLa Sala de granos en el instante de su rehabilitación en 1887

El edificio fue asolado nuevamente por un incendio en mil ochocientos cincuenta y cuatro. La Sala de granos cuya actividad no había cesado de reducir, se cerró en mil ochocientos setenta y tres y la edificación fue asignado en mil ochocientos ochenta y cinco a la Cámara de comercio y de industria de la ciudad de París, que la hizo convertir en Bolsa de comercio por el arquitecto técnico Henri Blondel (mil ochocientos veintiuno-mil ochocientos noventa y siete). Este cambió la bóveda por una de hierro y vidrio, cerró la parte inferior con una mampostería de ladrillo y recubrió todo la construcción de piedra. Previamente, la Bolsa de Comercio se hallaba en los locales del Palais Brongniart.


El conjunto fue estrenado el veinticuatro de septiembre de mil ochocientos ochenta y nueve. La urbe de la ciudad de París trasfirió en mil novecientos cuarenta y nueve la propiedad del edificio a la Cámara de Comercio, por un franco simbólico. La bóveda y la decoración se clasificaron como monumento histórico desde mil novecientos ochenta y seis. En mil novecientos ochenta y nueve se efectuaron esenciales obras de restauración.


Muchos mercados a término funcionaban en la Bolsa de comercio desde su creación, primero bajo el control de los sindicatos profesionales. Estaban allá los de trigo, centeno y avenas, harinas, aceites, azúcares, alcoholes y cauchos. El colapso de los costos del trigo en mil novecientos veintinueve llevó a la reforma de mil novecientos treinta y cinco que creó la Compagnie des Commissionnaires (Compañía de Comisionistas), confirmada por una ley de mil novecientos cincuenta.


Después de la Segunda Guerra Mundial, los mercados a término se abrieron poquito a poco a la internacionalización y diferentes mercaderías, azúcar blanca, cacao, café (juntamente con Le Havre), patata (con Tourcoing), harina de soja, colza fueron tratados allá por lotes en la subasta.Las negociaciones fueron gestionadas y controladas consecutivamente por la Compagnie des Commissionnaires Agréés (Compañía de Comisionistas Asociados), el Banque Centrale de Compensation (Banco Central de Compensación) y por MATIF (Marché Internacional Terme a Francia). Con la informatización de los mercados a término, la actividad bolsista de los mercaderes acabó en mil novecientos noventa y ocho en la Bolsa de Comercio de la ciudad de París. Siguió como un mercado electrónico dentro de Euronext.


Casi todo del monumento está ahora ocupado ahora por la Cámara de Comercio y también Industria de la ciudad de París que lo administra y ofrece, en especial, servicios para la creación de empresas, el centro de formalización de empresas y muchas propuestas para respaldar a las PYME. En el espacio bajo la bóveda se realizan de forma regular muchas exposiciones.


Henri Blondel preservó la estructura del anillo desarrollada por Le Camus de Mezieres y la estructura de hierro de la carpintería de Bélanger, que eran las 2 disposiciones más notables de la edificación precedente.


La entrada monumental del edificio se abre con un pórtico, que se halla al oeste del edificio en frente de la rue du Colonel-Driant, rematada por un frontón sostenido por 4 columnas corintias estriadas, que aguantan 3 figuras alegóricas, obra del escultor Aristide Croisy, que representan la urbe de la ciudad de París, flanqueada por la Exuberancia y el Comercio.


El interior está decorado con paneles pintados que representan personajes que simbolizan los 4 puntos cardinales, de Alexis-Joseph Mazerolle, y frescos monumentales que evocan la historia del comercio entre los 5 continentes de Évariste-Vital Luminais (América), Désiré François Laugée (Rusia y el Norte), Victor Georges Clairin (Asia y África) y también Hippolyte Lucas (Europa).



  • Pórtico de la Bolsa de comercio
  • Detalle de la cúpula
  • Vista exterior en 2011
  • Interior de la cúpula
  • Patio interior bajo la cúpula


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  DINERO (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR RIQUEZA    



 

USUARIOS:

Hay 69 invitados y ningún miembro en línea

dinero, riqueza y emprendedores

dinero, riqueza y emprendedores

 dinero, riqueza y emprendedores

Está aquí: Inicio > [ DINERO (WIKINFO) ] > ıllı Bolsa de comercio de París (wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas